miércoles, 11 de junio de 2014

FERNANDO ORTIZ





ELOGIO DEL SONETO


Yo sé que el Occidente en el soneto
dejó diamantes de su poesía.
Es el motivo por la que la mía
humildemente protegí en su seto.

¿Dónde la causa y dónde su secreto
por el que a todos esta forma unía?
Quizá por ser tan clara como el día
y su decir preciso por lo escueto.

El griego y el latín ya están lejanos.
Sus vates componían el poema
en silábicas sumas: larga, breve…

El italiano nos dejó en las manos
el soneto, y así salvó el problema
con una arquitectura firme y leve .



PRIMERA DESPEDIDA

                                           A mi hermano Manuel

Ahora imagino una mañana clara
en la que soy un niño y los ojos
están despiertos. Ando por el campo
del Aljarafe. Aún la hora es temprana
y aún el fresco del alba va conmigo.
El canto de los pájaros retorna
a mi memoria. Suenan las campanas
de la primera misa, alegres tañen.
Mojada está la hoja de rocío
y mojada la hierba que mi mano
hacia los dientes lleva. Lentamente
voy caminando. Un gallo lejos se oye.
Y aquí, desde los alto de una higuera,
blancas las casas, los olivos verdes.

                                   de Primera despedida, 1978


Fernando Ortiz, poeta, crítico literario y articulista español, nacido
en Sevilla en 1947, considerado por varios antólogos como impres
cindible para su generación.