martes, 3 de junio de 2014

ÁNGEL GONZÁLEZ





ESPERANZA...

Esperanza,
araña negra del atardecer.
Te paras
no lejos de mi cuerpo
abandonado, andas 
en torno a mí,
tejiendo, rápida,
inconsistentes hilos invisibles,
te acercas, obstinada,
y me acaricias casi con tu sombra
pesada
y leve a un tiempo.

Agazapada
bajo las piedras y las horas,
esperaste, paciente, la llegada
de esta tarde
en la que nada
es ya posible...
                        Mi corazón:
tu nido.


            Muerde en él,  esperanza.








POÉTICA a la que intento a veces aplicarme.


Escribir un poema: marcar la piel del agua.
Suavemente, los signos
se deforman, se agrandan,
expresan lo que quieren
la brisa, el sol, las nubes,
se distienden, se tensan, hasta
que el hombre que los mira
—adormecido el viento,
la luz alta—
o ve su propio rostro
o —transparencia pura, hondo 
fracaso— no ve nada.








Ángel González(Oviedo, España, 1925). Fue partícipe de la 
llamada “Generación del 50. Entre su obra poética figura 
“Áspero mundo” 1956), Grado elemental” (1962), “A todo 
amor” (1988), la antología “Lecciones de cosas y otros poemas” 
(1998), la selección personal de cien poemas y otros inéditos 
“101+19=120 (2000) y “Otoño y otras luces” (2001). En 1985 
le fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias de las Letras
y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1996. 
Falleció en Madrid en 2008.