miércoles, 21 de mayo de 2014

PAUL HOOVER





No te mates


No te mates, Paul.
El mundo estará enojado sólo por un instante
y luego volverá a amarte.
Incluso su perfecta indiferencia
es amor y no amor en dosis iguales.
No contemples algún final
amarrado al capó de un automóvil
no te tragues demasiadas medialunas ni bolas de fraile.
Dejá de llorar como una avestruz
Dejá de acechar las cercas de los límites.
Dejá de golpearte las pestañas.
Todos lo saben te perdiste la gran oportunidad.
Olvidate de ello, mi niño
Todos han perdido su gran oportunidad.
¿Quien te crees que sos?
Tu vida podría ser una pintura,
El triunfo de la inercia,
las sombras fluyen en dirección equivocada,
pero el sol está en su firmamento.
No te mates con la pala
con la que te vamos a dar sepultura.
Ni siquiera mires esa arma.
Tus bebés todavía están creciendo.
No los defraudes
con el último cliché de tu vida.
Andá a jugar con la ropa puesta en las aguas del mar
si querés sin ropas, si ese es tu deseo.
Todavía existen suficientes secretos
que podemos compartir con perfectos extraños.
Vive bravíamente y muere agotado,
ambas manos en la maza.
Es cierto que recordamos poco
de aquello que dijiste o hiciste,
pero todo mejorará con el tiempo.
El vino añejo es el mejor.
La aguja hallará su hilo.



                            Trad. Esteban moore