lunes, 31 de marzo de 2014

JOSÉ BIANCO




José Bianco & El teatro del viento

                                            Por Blas Matamoro


“Lo mismo en cuanto a la picante y discreta vida homosexual de Buenos Aires en los años que permitían visitar disimulados y pequeños prostíbulos masculinos cuyos pupilos se examinaban, en poses estatuarias y desnudos, por una mirilla en las puertas de las alcobas. Tiempos "blandos" —bastante distintos a los de mi juventud— cuando la cocaína se guardaba en frascos de caramelos, al fondo de un ropero, hasta que, el año mismo de mi nacimiento, 1942, estalló el escándalo rosa del Colegio Militar, cadetes incluidos, un episodio que Pepe tenía documentado gracias a sus amigos cercanos a la trinchera gay de aquellos años bélicos, pero que nunca siquiera intentó rememorar.
     Desde luego, el tema no era de recibo en aquella época, y sólo podía ser tratado en memorias póstumas. Pepe amó a ciertos muchachos cuya carrera literaria fue controlando y alentando, como el crítico Enrique Pezzoni y el cuentista Juan José Hernández. Tampoco existen rastros de estos episodios en sus escritos. Revisando las cartas que le dirigió Octavio Paz, con quien fue confidente amigo desde que se cartearon en los primeros años de Sur y luego se trataron en el París de la posguerra, se advierte que Pepe apenas contestaba, y parcamente, su correspondencia personal, al contrario que Paz. Es evidente que uno temía a la escritura y el otro confiaba en ella, a la vez que dialogaba con su otra voz, hallando armonías o disonancias.

     Creo que en las reservas de Pepe se registraba también cierta censura ambiental. Borges era un fóbico del sexo y, más en general, del cuerpo, por lo que dialogar con él era ponerse fuera del juego. En los diarios de Bioy, por su parte, se coleccionan prejuicios sexuales, en especial la homofobia. Un tema para psicoanalistas, que ni Pepe ni quien suscribe hemos sido, no obstante nuestra nacionalidad de origen. La buena sociedad porteña, no obstante su película de cosmopolitismo y tolerancia, solía alentar reacciones gazmoñas ante ciertas cosas que es mejor que no osen decir su nombre. Ciertas condenas a la vida amorosa de Victoria Ocampo, por ejemplo, una mujer que osó llamar a las cosas por su nombre, si es que lo tienen, provinieron de gente que pertenecía a su medio social.”


BLAS MATAMORO























ADOLFO BIOY CASARES





Irse


                    Por Paula ALVAREZ VACCARO




EUGEN DORCESCU




El viejo no se
pregunta a sí mismo por qué
ha llegado también
a la mañana de hoy,
una mañana tan ajena, que
puede considerarla inexistente,
con poco esfuerzo – en el fondo, con
ningún esfuerzo, solamente con aquel
reciente asombro –
puede considerarse él mismo también
inexistente,
no ha sido necesario que
saliera de su propio ser,
ha partido solo, espontáneamente,
arrancado por una fuerza desconocida,
ahora, ya sin ser él
recorre grandes imperios
abandonados,
anda, extraño, por calles
abandonadas,
pasa junto a edificios de color azul
abandonados,
puede verse aún a sí mismo,
en un claro abandonado,
cerca de un río abandonado,
en la proximidad de las
pasadas, importantes
irrealidades
de una vida
abandonada.


(Este poema pertenece a su penúltima obra Poemas del viejo)

                            Trad. Coriolano González Montañez



EUGEN DORCESCU






Un archi-recuerdo 


Cual hoy, era un día bien sereno
(¡Tú, quintaesencia de serenos días!)
Subía de las lomas, de su seno,
Un bosque-niebla y desvanecía.

Yo, rumbo al poniente en mi viaje,
En el camino proseguía, cuando
Llegué a un llano, al que vigilando
Estaban bosques, malvo su follaje.

Y te advertí. Lejana, en el ocaso,
Estabas escrutando en el espacio
El sol que fenecía muy despacio,
Pasando el fuerte con suave paso.

Al pie de las murallas, en el puente
Estabas. Ahí mismo nos amamos.
Y juntos en el burgo nos quedamos,
Y ahí también morí, probablemente...

Se me olvidaba todo: el camino,
Y burgo y puente y gusto de tu boca...
Cuando de nuevo tu sonrisa vino
Y revivirlo hoy me toca.


                           Trad. Paul Abucean










ADÁN

To the happy few


1

Señor,
Tuyas son, de Tus pies
las plantas de las montañas.
Miráme, vengo
en un sendero de púas y ajenjo
dibujado en el Valle del Llanto.
Vivo estoy todavía
mi cuerpo es de barro,
mi mirada salada.
El viento de la muerte me lleva,
como a un terrón-hijo
hacia el monte-padre.
Espíritu ardiente, renacido
y olvidadiza tierra,
como fui,
al principio,
bajo la planta de Dios,
en la divina
palma.


2.

Se esfuerza el sueño en la noche entera
en lo que algunos llaman inconsciente
se esfuerza con sobriedad y atentamente
en discernir, cernir, seleccionar
la sórdida información, y colosal,
que enfurecida embiste contra el alma,
intenta él, el guardia abismal
sacarla del abismo – y matarla.
Es una lucha incierta e implacable
El ataque es más salvaje cada día
Y huestes necias, absurdas, impías
Dilátanse encrespadas como el mar.
Mas no claudica el sueño. El sueño acata
Un único y divino mandamiento.
Del alma puesta en cruz está extrayendo
Clavos llenos de sangre, rojas lanzas.


6

Dios, sé bien
que voy a llegar algún día
el desgraciado de mí
ante
el que es el camino,
la verdad y la vida.
como voy a ser capaz
yo, que soy sólo debilidad y desesperación
¿Cómo voy a llegar a acercarme
a aquella luz
que estalla hasta el negro vientre de la sepultura?
¿Cómo voy a pasar
más allá de parajes, de tiempos,
yo que tampoco vivo, sino,
de hecho,
me estoy estremeciendo?


10

Reniego y me reniego de todo lo que tengo
de hecho, ¿qué significa eso de tener?
Solo estoy. Estoy caído. Soy ha’ adham*
y a mi lado mi mujer está.
En cuanto ser primordial en el paraíso
no tengo ascendencia. Y mis descendientes
son enemigos de sí mismos, y míos también.
Los hijos de mi carne me han deshonrado.
Y Eva, que me regaló Aquél
que me creó, es parte de mi cuerpo.
Somos nosotros en Dios un único cuerpo.

En el mundo pues estamos sólo yo y Él.


*ha’ adham (hebr.) – hombre de tierra
Trad. Andreea Adam, Corina Jurcul



Eugen Dorcescu.







HENRI MESCHONNIC




tiemblan cabellos en las piedras
miro a los confundidos sobre la tierra
con gestos huecos
los vientres de la vida
sobre un suelo en el que se cimentan los huesos
tierra escoriada de leyenda
gritos de sus ojos
gotean sobre la hierba
sumerjo mis brazos en el vivero
de los muertos



                 *  * *


todos esos cuerpos inclinados
son una lluvia seca
la piel del grito es una llaga
cerca de la boca
y mis ojos de juventud
un mar poblado
de cabellos tiesos


           *  * *


camino el éxodo
no quedan ya más cantos
y nada pido
yo soy la llaga donde las mentiras hierven
es en mi piel que se remueve el mundo
el miedo empantanado tiembla
avanzamos
yo camino tras mi vida
como un esclavo
ya no soporto más el espectáculo
 de mi propio semblante

                  Trad. del francés Samuel Espinosa Mómox


Henri Meschonnic (1932-2009), fue poeta, traductor, profesor universitario, ensayista y teórico del lenguaje.

VICENTE BATTISTA





La zanja


Siempre fuiste un infeliz. Por eso ahora te quedás sentado en medio del patio, sobre el banquito bajo, con el sol pegándote en la espalda, mirando tu propia sombra que, aburrida, se pierde entre las baldosas. Germán esta en medio del patio y trata de no oír los ruidos que hace Norma al preparar la valija. Sabe que cuando termine de acomodar la ropa, Norma abrirá la puerta y se perderá por el corredor, camino a la calle. Germán quedará solo, con los malvones que hoy no fueron regados, los platos sucios amontonados en la pileta y esa terrible angustia, esa antigua impotencia, que hace que ahora siga así, encogido sobre el banquito, mientras Norma guarda prolijamente la ropa. Unos minutos antes le había dicho que no lo aguantaba más, y también “pobre cornudo”, pero lo de cornudo quizá lo imaginó él, porque se mezcló con el portazo que dio Norma al encerrarse en la pieza. Hubo un silencio y de nuevo los gritos, idénticos a los de aquella otra vez, cuando papá dejó el diario a un costado y lentamente se fue poniendo de pie: Germán llegaba de la calle todo sucio, con el trajecito blanco lleno de barro.


Esa tarde mamá había dicho que a la calle no, y menos con esos atorrantes. Papá hizo un gesto, y sólo dijo: “Que vaya”. Germán corrió hacia la calle. “No te muevas de la puerta “, fue el pedido de mamá, derrotada. Y ahí se quedó Germán, pulcro, con su trajecito blanco, la vista fija en la vereda y al final de la vereda el agua estancada. “Usted no se imagina lo perjudicial que es para los chicos, y en verano, sobre todo en verano. Aquí la firma”, había dicho el secretario de la Comisión de Protesta y Germán estuvo presente cuando su padre, después de una rápida ojeada, escribió Eduardo Averza y debajo de la ultima “a” hizo un raro firulete. A pesar de la firma de papá el agua seguía ahí, estancada por semanas, con ese olor corrompido y con manchones verdes flotando como camalotes. Pronto vendrían los barrenderos y entonces iba a ser la gran fiesta: los pibes a un costado del charco, revolviendo el barro hasta encontrar bolitas o monedas. Él no tenía permiso. “No te juntés con esos atorrantes”, había sido la orden de mamá. Ahora los atorrantes estaban en la esquina, pero cuando Germán se asomó a la puerta fueron caminando hacia él. Eran cuatro en total, y uno, señalándolo, dijo:

- Este es el mariconcito que juega con la prima.

El sol en la espalda y algo adentro que arde. Papá lo ha llamado. “Yo te voy a explicar”, le dijo. Germán espera en silencio. Frente a su padre, de trajecito blanco en la vereda o sentado en medio del patio. Espera la explicación de papá, el insulto de los atorrantes o que Norma termine de preparar las valijas. Abajo, el vestido azul, después el crema y ahora el negro. “Es el que te queda mejor”, decía Germán, al pie de la cama, y Norma se quitaba el vestido lentamente, sólo para él. Aquellas noches de sábado eran distintas: la sentía más cerca, el sol ya no estaba y el vestido esperaba hasta el próximo sábado o hasta que una tarde cualquiera, Norma lo doblase prolijamente para meterlo en la valija, con el crema y el azul. En este espacio del costado los zapatos, aquí el cinturón y una blusa, aquí cara y acá ceca, tatetí, suerte para mí, con el dedo señalando en el libro cerrado y antes de que la prima lo abra, la risa de los atorrantes y el grito:

- ¡Juega a las figuritas, como las pibas!

Infeliz. Todavía sigue sentado en mitad del patio: no se atreve a esperarla de pie. Norma aún no se fue, pero ya siente la soledad; sabe que está ahí: en los malvones o sobre las baldosas blancas y negras. Está dentro y fuera de él. Puede ser la espalda caliente por el sol, o ese jazmín del aire que cuelga de la pared y que nunca florecerá. Norma sigue en la pieza, oye sus pasos: va del placard a la cama, donde seguramente habrá puesto la valija. Germán sabe que para detener esos pasos sólo debe acercarse a la puerta, abrirla de un empujón. Sabe que debe darle una patada a la valija y gritar: “¡Vos no te vas un carajo!”, pero no hace nada. Sigue sentado en el banquito bajo, con los brazos apoyados en las piernas y las manos colgando, mudas. Quiere creer que Norma abrirá la puerta. “Perdoname, fue un momento de nervios”, le va a decir, y él la perdonará, un momento de nervios lo tiene cualquiera. Se van a abrazar y otra vez será como antes, los sábados y la ceremonia del vestido. Pero la puerta sigue cerrada y siguen los pasos de Norma.

Abrió la puerta, consiguió abrirla, pero ya era tarde: dos tenazas fuertes le apretaban los brazos. Se sintió empujado hacia atrás y de nuevo estuvo sobre la vereda. Dos, de los cuatro, lo tenían agarrado de las muñecas. Los otros dos lo empujaban, insultándolo. Con los brazos estirados, como un ridículo espantapájaros, Germán siente que lo hacen girar. Ahora cantan:

“Yo no soy buena moza,
ni lo quiero ser…
ni lo quiero ser…”

Siente vértigo y ve caras, muchas caras, cada vez mas caras y gritos: “¡Maricón!” y es como si flotara, la vereda ya no está bajo sus pies, ya no hay caras, sólo quedan los gritos, hasta que se escucha la orden. No gira más: se siente arrastrado hasta el borde de la vereda. Los soldados empujan porque el general ha gritado: “¡A la zanja!”.

Fue un golpe viscoso. Primero el ardor en las manos y las rodillas raspadas por los adoquines, después el asco. Ese inmundo olor que crece, barro en la cara y agua por todo el cuerpo. Trata de levantarse. La sangre de las rodillas empieza a chorrearle hacia los tobillos. Cuando por fin logra ponerse de pie, puede verse: su traje blanco con pedazos de moho por todas partes, es triste y grotesco. Siente una sensación pegajosa en el cuerpo. El agua se le ha metido en los zapatos, dos esponjas por pies: plof al dar un paso, plof al otro. No llega a salir. Ellos están ahí, y se ríen. Carcajadas cada vez más fuertes que se le van metiendo en el cuerpo, junto al agua podrida, el dolor y el asco.

Pisar la cabeza, había dicho una tarde papá, pisar antes de que te la pisen. ¿Entendés?, había dicho. No, papá. Que no te pasen, ¿entendés? No, papá. Elegir, Germán, joder para que no te jodan, ¿entendés? No, papá. Ser de los fuertes, Germán, para que un día Norma no pueda preparar la valija. Se va a ir, papá.

Germán sale de la zanja. La ridícula figura no alcanza a dar lástima. Después de unas palabras, Germán quedará de espaldas a las risas y entrará en la casa. Cuando la madre lo vea se llevará las manos a la boca, habrá sorpresa y un grito: “¡Te dije que no lo dejaras salir!”, gritará mamá, y el padre, que hasta ese momento estaba leyendo, dejará el diario a un costado, se va a levantar despacio y sus manos aflojarán la hebilla del cinturón; así va a caminar hasta donde esté Germán y cuando llegue a su lado el cinturón volará en el aire: “¡Por pelotudo!”, dirá papá y el chasquido del cuero contra el cuerpo de Germán se va a confundir con los gritos de mamá y los de Norma, al cerrar la puerta. “Cornudo”, claro que dijo cornudo; consiguió oírla antes de que cerrara. Después miró alrededor: había quedado solo en el patio, y, en medio del patio, como esperándolo, el banquito bajo. Allí se sentó. Tenía nauseas, ganas de vomitar.

Cuatro muchachos que vagaban en una esquina terminaron la explicación de Eduardo Averza. Fuerte, pisar, joder, fueron saliendo de los labios de papá. Labios húmedos, con partículas de tabaco, que estaban explicando algo, que, mientras dejaban escapar humo, preguntaban: “¿entendés?” Cuatro caras sonrientes que de pronto se acercan a uno y lo insultan, lo humillan haciéndolo girar como un trompo, y después, cumpliendo un antiguo ritual, lo arrojan al agua podrida. Mamá cose en el hall, papá esta leyendo el diario, es Germán quien empieza a sentir los gritos, es el quien está de boca en la zanja, y los gritos, junto con el asco y el ardor de las rodillas, se meten muy adentro; en uno. Es la prueba. Todo se mezcla y llega el momento de elegir. Esa tarde había elegido. Me fui levantando despacio, empapado, con mi trajecito blanco lleno de moho y con arcadas por el gusto horrible y dulzón del agua podrida en mi boca. Estaba frente a ellos y elegí:

- Basta, por favor.

Lo dije entre lágrimas y mis pies mojados corrieron por el pasillo hacia el cinturón de mi padre.


Ahora nuevamente siento arcadas. Norma ya no se oye. Terminó su valija y pronto abrirá la puerta. Pasará por mi lado y sé que no voy a ser capaz de levantarme, mirarla fijo y cruzarle la cara de una bofetada. Voy a seguir así, encogido sobre el banquito, mientras ella, inexorablemente, se perderá por el corredor, camino a la calle; después oiré un portazo.


                       De Como tanta gente que anda por ahí, 1975

domingo, 30 de marzo de 2014

CONCEPCIÓN BERTONE





EL BAÑO
                                       a Ángel y Antonio Oliva


Lo bañamos juntas. Adjuntadas
diría él
asociando la limpidez
y las manos. Lo bañamos
o él se dejó caer
en la caricia tibia del jabón. En la piel
replegada en los pliegues del cuerpo
peso muerto del amor. En lo infuso
de la infusión de una gracia
de agua lustral. La falacia
de un Jordán lustratio. Lustración
que purifica ¿qué?. Nada
más la delicia
finalmente hallada
en las antes obligadas Furias del aseo:
esa pavada social . ¿A qué olemos si
no olemos a nosotros? Hubiese dicho
pero no dijo
nada y se dejó
caer en el ligero vaho del vapor de las antes
acerbas Sierpes de esa fuente
que ya no fueron más. Entonces,
él paladeó el instante. Esa
ablución sumida del Instante
en la pleura
de una cavidad límpida
de porcelana
en la bañadera. Blanca
la toalla
enjugó su dicha, el placer
empero
en el antes reniego del placer. Zulema
le cortó las uñas de los pies. Recuerdo
su cuerpo sumergido
en el recuerdo amoroso del agua
y sus palabras: “Nunca me sentí
tan bien, quisiera dormir
mucho tiempo…”
Después, acostado
en el cuerpo perfumado
se ensoñó. Se fue
durmiendo en el cuerpo
de un sueño pernoctado
y limpio de otra noche. Aseado
de otro día. El instante
“en que brilla y muere
en una flor rápida …( momento fulminante)
(resplandor fulgurante)
sobre alguna transparencia de éter”
la presencia. Todo
aquello que cuando cesa
se presenta. Brilla
para extinguirse y
más se vive
para extinguirse. Y no.
  

                                           De Aria Da capo, 2006

viernes, 28 de marzo de 2014

GLAUCO MATTOSO





Glauco Mattoso


EL PODÓLATRA

                                              POR PATRICIO EZCURRA


Para el brasileño y prolífico hombre de letras Glauco Mattoso (que no era su verdadero nombre sino un juego negro de palabras a partir de “glaucoma”, la enfermedad que lo dejó ciego en 1995), la potencia queer de su pluma y su mote de poeta maldito derivaban indirectamente de su gusto por los pies masculinos. ¿Y de dónde venía su podolatría? Según él, de su progresiva ceguera y de un episodio traumático de su niñez nerd. La falta de visión lo había obligado a profundizar sus capacidades olfativas. De ahí, una mitad de la explicación de su fetichismo por los pies sudorosos. A la otra mitad hay que ir a buscarla a un episodio de bullying de su infancia: una escena en la que los agresores de su misma edad lo forzaron a lamer zapatos y pies y orinaron en su boca. Mattoso escribió en 1986 Manual del amante podólotra. Aventuras y lecturas de un maníaco de los pies, un compilado, a medio camino entre la humorada y la prosa autobiográfica, sobre su propia podofilia. Allí cruzaba sus fantasías con anécdotas escatológicas y anticlericales. No faltaba la sátira porno desbordante de incorrección política (se apropiaba, por ejemplo, de textos no necesariamente literarios en clave de amante de pies, al punto de atreverse a reescribir testimonios de torturas incluidos en el “Nunca más” en clave podólatra). Y también toda una serie de consejos útiles para sobadas de dedos, lecturas recomendadas y tips del buen podólatra. El tono paródico no le restaba legitimidad a su defensa del olor a pata, según Mattoso, un potencial y subversivo desactivador del paradigma de la higiene y la asepsia. En su manual, Glauco incorporaba el argot urbano brasileño al tiempo que proscribía el sexo limpio. Sus preferencias amatorias detalladas en el manual le abrían la puerta a la sexualidad no genital. En el libro difundía, como publicidad-trampa para todo joven con curiosidad, un volante que detallaba los beneficios para el cuerpo y el alma de la técnica erótica de su autoría: el masaje linguopedal. Perlongher escribió el epílogo del manual: “El deseo del pie”. Allí trazó una línea entre el olor a queso y la irreverencia de este fetiche kitsch: “No es un mero fetiche para Glauco el olor a pies. No es algo frío e inerte para prender artificialmente el deseo de las fantasías frustradas. Más que la suciedad reciente, más que la humedad del sudor, el vestigio más palpable del erotismo era el olor, la unión espiritual y el deseo del cuerpo entero”.













ROBERTO PIVA





Los ángeles de Sodoma


Yo vi a los ángeles de Sodoma escalando
             un monte hasta el cielo y sus alas destruidas por el fuego
             abanicaban el aire de la tarde.
Yo vi a los ángeles de Sodoma sembrando
             prodigios para que la creación no
             perdiera su ritmo de arpas.
Yo vi a los ángeles de Sodoma lamiendo
             las heridas de los que murieron sin
alarde, de los suplicantes, de los suicidas
y de los jóvenes desaparecidos.
Yo vi a los ángeles de Sodoma, creciendo
con el fuego de sus bocas saltaban
medusas ciegas.
Yo vi a los ángeles de Sodoma desgreñados y
             violentos aniquilando a los mercaderes,
             robando el sueño de las vírgenes,
             creando palabras turbulentas.
Yo he visto a los ángeles de Sodoma inventando
             la locura y el arrepentimiento de Dios.



Paranoia en Astrakán


Yo vi una linda ciudad cuyo nombre olvidé
       donde ángeles sordos recorren las madrugadas tiñendo sus ojos con
                  lágrimas invulnerables
       donde críos católicos ofrecen limones a pequeños paquidermos
                  que salen escondidos desde las tocas
       donde adolescentes maravillosos cierran sus cerebros para los tejados
                  estériles e incendian internados
       donde reconocidos nihilistas distribuyen pensamientos furiosos y tiran
                   a descarga sobre el mundo
       donde un ángel de fuego ilumina los cementerios en fiesta y la noche
                   camina en su hálito
       donde el sueño de verano me tomó por loco y decapité el otoño de su
                   última ventana
        donde nuestro desprecio hizo nacer una luna inesperada en el horizonte
                   blanco
        donde un espacio de manos rojas ilumina aquella fotografía de pez
                   oscureciendo la página
        donde mariposas de zinc devoran las góticas varices de las venas del ano
                   de las beatas
        donde las cartas reclaman drinks de emergencia para lindos tobillos
                    arañados
        donde los muertos se fijan en la noche y aúllan por un puñado de débiles
                   plumas
        donde la cabeza es una bola digiriendo los acuarios desordenados de la
                   imaginación

                                                                Trad. Leo Lobos






Roberto Piva





CORAL BRACHO




II


Oigo tu voz; la siento entreverarse,
encender. Algo
dijiste entonces,
de tal modo,

de tal modo que siempre crece; crece y se extiende
como una hiedra, como una selva,
como una arena
luminosa.


*


¿Qué es lo que entorna mi vida en el dintel
de esa voz?
¿Qué es lo que toca de su brillo profundo
y entre el rumor
de su cascada oscura? Agua


de fluida luz. Agua
de entramados relieves.

-Que en sus costas se tiendan y humedezcan las sombras,
que en sus cuencas florezcan. Que en su dorada red
como ofrenda ancestral se esparzan
y en ella arraiguen, y en ella cifren su simiente.

Que ante el profundo umbral,
donde las urnas y las piedras
descansan, la lluvia encienda
su cadencia.
Deja
que entre sus brillos
y entre las suaves hebras de su espejo
anochezca.


*


Es la noche el lugar
que ilumina el recuerdo.

Es una vasta construcción
sobre el mar. Es su despliegue
y su secuencia.
Amplios corredores se extienden sobre blancos pilares.
Las terrazas abiertas sombrean las olas,
y uno se interna y cruza
por insondables extensiones.

Va la mirada inaugurando los trazos,
van las pisadas centrando la inmensidad.
Y su perfil
cambiante se va trabando.
Y su emprendida solidez
nos va infundiendo una claridad: la del espacio
que se entralaza. Vemos
transparencia en los muros, transparencia en las densas,
despiertas olas y una alegría nos roza como un augurio,
como la aleta fina y sigilosa
de un pez.

Es la memoria el viento
que nos guía entre la noche
y en ella funde
su tibieza: Nos va llevando,
nos va cubriendo con su aliento. Y es su suave premisa, su
levedad
la que entreabre esas puertas:
Balcones, cuartos
aromados pasillos. Salas
de inextricable y nítida placidez. Ahí,
entre esplendores recién urdidos,
bajo el espacio imperturbable, recobramos, a gatas,
la expresión de los muebles,
su redondeada complacencia: Todo
nos cubre entonces
con una intacta
serenidad. Todo
nos protege y levanta con gozosa soltura.
Manos firmes y joviales nos ciñen
y nos lanzan al aire, a su asombrosa, esquiva, lubricidad.
-Manos entrañables
y densas. Somos
de nuevo risas,
de nuevo rapto bullicioso,
acogida amplitud.


Todo
nos retoma y nos centra,
todo nos despliega y habita
bajo esos bosques
tutelares: Agua
goteando; luz
bajo las hojas intrincadas del patio.

[...]



Ese espacio, ese jardín,  Era, 2003; Pre-textos, 2004.