miércoles, 5 de febrero de 2014

JOACHIM SARTORIUS





SIESTA


En el ángulo de ojo y ceja
la piel, la casa poseída.
La luz pasea
por todas partes, gotas, amarillento
escurrirse, parloteo de palabras
recordadas, sueño intranquilo.
El ventilador sablea por los párpados,
negroblanco, negroamarillo.
Amarillo como los huevos trinchados
del erizo de mar.


                           Trad. Tobías y Juana Burghardt