viernes, 17 de enero de 2014

WILLIAM OSPINA





El Mongol


Nunca supimos cuándo la desesperante blancura se
había convertido en otro imperio.
El idioma del lobo era el mismo, y no le repugnó nuestra
carne;
Pero todo hombre sabe que a través de cada nuevo pinar
es Otro el que envía sus rayos.
Que son las angustias de la tierra las que determinan
los nombres del cielo.

¿Descubridor de un mundo? Un fugitivo perseguido
por las uñas del viento,
amoratado por el odio del sol, escribiendo blancas
palabras en el aire translúcido,
luchando sólo por evitar que la blanda tierra bajo mis pies
se enardeciera en tumba.

Muerte es el nombre azul del amanecer, allá donde
los días flotan con muros de cuarzo,
muerte es el nombre de los dientes amarillos del lobo,
muerte es el nombre de la luna salpicada de escarcha
y de sangre
cuando el guerrero cae a medianoche sobre la sorda estepa.
Hasta el amor cerca del fuego tenía un olor de frescas
entrañas de morsa,
y el niño recién nacido bajo el cielo de pieles tenía olor
de pez,
y en la tarde teñida de salmones veíamos aparecer
los miles de ojos de coyotes del cielo.

Oh noche en que los demonios aún no tienen nombre,
oh estanques de labios de hielo donde se refleja un gris
sin pájaros,
oh la punta dentada del arpón codiciando la carne
de los rojos planetas.

Allí donde el día está amurallado de hielo,
allí donde el ansia de amor no es más que frío en loslabios,
allí donde las nubes de pelaje de oso se sumergen
en la tiniebla,
estuvo un día mi corazón anudando los vientos,
estuvo mi carne sosteniendo las enormes montañas.

Los viejos están llorando junto a los grandes lagos azules,
los niños pintan de rojo tibio los vegetales cuernos delalce
y la luna es un pez inmóvil que acaba de morir en el cielo,
y los delgados aullidos remotos llegan a través
de la crepitación de la hoguera,
y ese largo camino blanco que nunca más desandaremos
tiene el color de los colmillos que no se han manchado
en tres días.


William Ospina (Herveo, Tolima, 1954) poeta, ensayista y
novelista colombiano.