jueves, 21 de noviembre de 2013

ELI TOLARETXIPI





no dolor

La mano abierta
presiona el muro,
detiene la hemorragia.
Una luz la oscurece,
le quema los bordes.
El destino se pierde
en las rayas asimétricas,
en la disposición desigual
de las manchas.
Hay cierta fluidez
parecida a la felicidad.
Un magnetismo distante como
una cura de deseo que se resiste.



lenguaje

La incomunicación es grandiosa,
absoluta, muy superior al silencio.
El discurso fluye como un río lento,
caudaloso, oscuro. No se ve lo que
pasa por debajo. A flote, nada que
consuele. Alguna rama de árbol de
otra historia. La turbiedad sirve
para ignorar el movimiento de
alcohol, de dinero. Se mencionan
el paisaje, el clima, lo que da de sí
el viento.

                            de Edgar


Eli Tolaretxipi(San Sebastián). Poeta, profesora y traductora.
Ha escrito los libros de poemas Amor Muerto – Naturaleza
Muerta (Bassarai, 1999), Los lazos del número (Bassarai, 2003),
El especulador (Trea, 2009) y Edgar (inédito). Ha traducido,
entre otros autores, a Sylvia Plath, Elizabeth Bishop, Menna
Elfyn, Aurelia Arkotxa, Itxaro Borda, Tess Gallagher, Lydia
Flemm y Patti Smith. Sus poemas han sido traducidos al
italiano, al francés y al inglés.

HUGO CLAUS





El asombro de un blasfemo

                                       Por Hugo Beccacece


NOVELISTA, contrabandista de azúcar, blasfemo, acosador de monjas, poeta, pintor, autor y director de teatro, cineasta, Hugo Claus, candidato al Premio Nobel de Literatura, es por cierto uno de los autores más importante en lengua flamenca. La variedad de géneros que ha abordado, la abundancia de su producción, la riqueza y el caos vitales que alimentan su obra se sintetizan en su opinión acerca de lo que debe ser la actividad de un artista: "Decir algo en pocas palabras no me impresiona, lo considero un pobre naufragio, una traición a la multiplicidad de las cosas, de las sensaciones, sin hablar de las emociones".


PIERRE JORIS

























¿Por qué traduzco?



Pierre Joris es un poeta, ensayista, traductor y antologista
Dejo Luxemburgo a los 19 años y desde entonces ha vivido 
en Francia, Inglaterra y en los Estados Unidos. Ha publicado 
alrededor de 40 libros. Junto a Jerome Rothenberg editó las 
antologías ganadoras Poems for the Millennium (volumes I & II)
Actualmente imparte clases en la Universidad de Albany, SUNY.

ROBERT WALSER





Un poeta le dijo a su novia

Un poeta le dijo a su novia
«Ya sabes que soy un genio
Y que por eso no puedo evitar
Vivir al día cual inútil.
Es lo que hacían todos
Quienes se sintieron llamados a algo superior.
Los de mi linaje no nos resignamos a
Ser aplicados y trabajadores,
Es algo que dejamos para los burgueses».
Acto seguido, la muchacha respondió:
«¿Acaso te crees más que el resto?
Deberías avergonzarte de un orgullo tan descarado.

Si eres un verdadero poeta
Léeme lo que has escrito.
El cuento de Nonosresignamos
Mejor se lo cuentas a otra
¡La arrogancia y las osadas frases hechas
No bastan para hacer un poeta!»
Él le mostró su último
Poema y dijo: «He tardado cuatro semanas
En escribirlo». «¿Qué?» exclamó ella. «¿Cuatro semanas?»
Lo leyó , y cuando hubo terminado,
Se rió en su cara y le tiró
El poema a los pies:

«Estos versos son horribles
Y el que los haya compuesto
Que se quite ahora mismo de mi vista».
El poeta estaba derrotado,
Se pasó la mano por el cabello
Y dijo: «No te lo tomes así»,
Y le dio un beso y recogió
El poema, se busco un buen
Oficio, y se convirtió en un hombre honrado
Y ambos fueron muy felices
Y se amaron, tuvieron hijos
Y no hicieron nada que no fuera sensato.

                                            Trad. de Juan de Sola Llovet



LUCIAN FREUD






           El pintor trabajando, 1993






          Hombre desnudo con rata





Big_leigh-on-a-green-sofa-1993
                    leigh-on-a-green-sofa-1993





20111227154622-john-richardson-jpg-blog.jpg
            Portrait of John Richardson






                        Two men


LUCIAN FREUD





Lucien Freud.  David y Eli (2003-04).  Óleo sobre lienzo.  163 x 174 cm.  Faurschou Beijing 2011
     David y Eli (2003-04). Óleo sobre lienzo. 163 x 174 cm. 
     Faurschou Beijing 2011



PABLO ARMANDO FERNÁNDEZ





APRENDIENDO A MORIR


Mientras duermen mi mujer y mis hijos
y la casa descansa del ajetreo familiar,
me levanto y reanimo los espacios tranquilos.
Hago como si ellos -mis hijos, mi mujer-
estuvieran despiertos, activos
en la propia gestión que les ocupa el día.
Voy insomne (o sonámbulo) llamándoles
hablándoles;
pero nadie responde, nadie me ve.
Llego hasta donde está la menor de mis niñas:
ella habla a sus muñecas, no repara en mi voz.
El varón entra, suelta su cartapacio de escolar,
de los bolsillos saca su botín:
las artimañas de un prestidigitador.
Quisiera compartir su arte y su tesoro,
quisiera ser con él. Sigue de largo:
no repara en mi gesto ni en mi voz.
¿A quien acudo? Mis otras hijas, ¿dónde están?
Ando por casa jugando a que me encuentren:
¡Aquí estoy!
Pero nadie responde, nadie me ve.
Mis hijas en sus mundos siguen otro compás.
¿Dónde se habrá metido mi mujer?
En la cocina la oigo; el agua corre,
huele a hojas de cilantro y de laurel.
Está de espaldas. Miro su melena,
su cuello joven: ella vivirá...
quiero acercármele pero no me atrevo.
-huele a guiso, a pastel recién horneado-
¿y si al volver los ojos no me ve?
Como un actor que olvida de repente
su papel en la escena,
desesperado grito:
¡Aquí estoy!
Pero nadie responde, nadie me ve.
Hasta que llegue el día y con su luz
termine mi ejercicio de aprender a morir.


------------------------------------


INDAGA


Acumulas lo que no ha muerto en ti,
animal de ojos y manos pobres,
y lo das al azar en mil ofrendas.
No has conservado parte
de la voracidad del día y a ella, infeliz, dieron
la voluntad mejor, la gloria y el orden de tus actos.
Indaga. ¿Que fracasó o faltó? Nada. Todo
contribuía a borrarte en las primeras
eliminaciones.
Instinto, confundieron tus designios
cuando empezaba a arder la frente del idólatra.
Razón, fueron tus argumentos pocos, anticipándole
la fe. ¿Qué sucia entraña, qué goloso intestino
         lo tragó?
Aquello que la vida amparaba y lento concluía.
¿Qué fueron para ti los libros, qué mostraron
la ilustración y el conocimiento?
¿Qué evidenciaron las conversaciones, los papeles
escritos con el pulso febril, los viajes,
las ciudades?
Todos los trenes habían partido cuando llegabas
al andén
y entre los ruidos y las ajenas voces
desaparecías. Animal apagado, vuelve tus ojos al azar.
Nada faltó. Fuiste el huésped que no acude
y se alzaba el telón a tus espaldas.


PAF(Central Delicias, Oriente, Cuba, 1930). Estudió en el
Washington Irving High School de New York hasta 1947.
Residió en Estados Unidos entre 1943 y 1959. Regresó a 
Cuba en 1959 y desarrolló una intensa vida cultural.
Su obra que incluye libros de poesía(veinte), tres novelas
un volumen de relatos y uno de ensayos, ha sido traducida 
diferentes idiomas. En la edición del Premio Casa de las 
Américas de 1968 resultó ganadora su novela Los niños se 
despiden. En 1996 se le otorgó por la importancia de su 
obra el Premio Nacional de Literatura.

LAWRENCE FERLINGHETTI






Walter de la Mare


El último detective salvaje

Una entrevista con Lawrence Ferlinghetti 

Jesse Tangen-Mills


Lawrence Ferlinghetti es reconocido como poeta y fundador de la casa editorial City Lights Books. Menos se sabe de su arraigada hispanofilia. Ése es el tema de esta conversación, en la que comparte protagonismo con poetas, revolucionarios y recuerdos del contienente.




















Lawrence Ferlinghetti: Lo primero y último de todas las cosas.




















Lawrence Ferlinghetti, poeta y editor, habla de Jack Kerouac, 
Allen Ginsberg y de la poesía como arte insurgente



WALTER DE LA MARE


Walter de la Mare



LA CANCIÓN DE LAS SOMBRAS


Barre las delicadas cuerdas, Músico,
Con tu larga y hábil mano en llagas;
Abajo arden las velas estrelladas,
Se hunden suavemente en la arena;
El viejo sabueso en sueños se queja,
Las brasas arden apenas;
A través de los muros las sombras llegan,
Pasan y se quedan
Barre tiernamente las cuerdas, Músico,
Los minutos se tornan horas;
La helada sobre el marco sin viento
Teje un laberinto de flores;
En el aire que oscurece los fantasmas se demoran,
Oyendo por la puerta abierta;
La música los llama, los invita a soñar,
Una vez más, con regresar al hogar.



Walter de la Mare(Inglaterra, 1873-1956). Poeta, cuentista,
ensayista, dramaturgo y novelista inglés, es recordado prin
cipalmente en su patria por su poema “The Listeners” (1912),
considerado por Thomas Hardy uno de los poemas más im
portantes del siglo.



HÉCTOR HERNÁNDEZ MONTECINOS


Fotografía


Dos chicos


Dos chicos llegan a mi lectura
son de tu onda me dicen
reparo en ellos
y sólo puedo ver su inmenso amor.
Se hablan al oído
comparten su vaso de cerveza
opina uno cuando habla el otro
se dan la mano debajo de la mesa
y ya quieren irse a dormir
juntos.
Es el amor pienso.
Es el amor.
Leo un par de poemas
que escribí a la edad de ellos
es decir una década atrás.
Pedimos más cerveza
y sigo diciéndome
es el amor.
Uno es idéntico a Yerko
y se lo digo
no tiene idea quién es
le hablo de él
de su juventud y de su poesía.
Les hablo y me escuchan abrazados
hablo y me escucho
en una noche que es mi vida.
Alguien me pregunta por Yaxkin
me preguntan por Chile
me preguntan por la poesía.
No sé les respondo
y la verdad es que no sé.
Tomamos tequila con café y azúcar
quetzalteca de jamaica y tamarindo
tomo el frío de esta noche
tomo el peso de los años
su valor al revés
su experiencia perdida.
Me traen al hotel
encuentro mis llaves
y me duermo diciéndome
es el amor.
Amanezco
me duele la cabeza
este cuarto es todo mi mundo ahora
lleno de pañuelitos de colores
de bolsitas para mi tarot
del ponchito azul y de esta libreta.
Te llevo un regalo
aunque no te importe
aunque no tengas idea
en qué parte del mundo estoy.
Es el modo en que viajo
siempre pensando en alguien
en donde ir y por qué llegar
así las millas y kilómetros
son noches imaginarias junto a ti.
Recuerdo a los dos chicos de anoche
y escribo en esta libreta
que he llamado
"apuntes de viaje
o los 33 años dormidos".
Guatemala se parece a mi corazón
la ternura
la violencia
una forma de miedo a sí mismo.
Me vuelvo a dormir
y antes de hundirme en la cama
me pregunto cuál es mi onda
luego pienso en el amor
de dan ganas de llorar
y de levantarme a escribir esto en Facebook
y terminar diciendo
es el amor Héctor
el amor que no tienes.




El niño dios de mi hermana


Creo que siento ganas de morir y soy un niño
más que un niño estoy en el vientre del universo
sangre soy
estrellas y sangre de una noche que aún no conozco
mi madre dijo hoy que la mitad de su sangre soy
y que tengo corazón
tengo pulmones y algo de extremidades
no conozco el aire y me ahogo
no conozco el sol y siente que es mi padre que muere
estoy en el fondo del mar
y aquí comienza un nuevo firmamento
mi madre es el mar
es todos los mares que conozco y conoceré
soy ella
su silencio
su silencio que une a las constelaciones
con las que soñamos juntos
a veces ella llora y yo lloro con ella
parecemos hermanos
de tanto pensar en el porvenir
ella no sabe que quiero morirme
nunca se lo diré
será un secreto entre tú y yo
duermo y sueño contigo
caminas por una ciudad que quizá llegue a conocer
caminas y piensas en mí
observas juguetes que no podrás comprarme
no te preocupes
no tengo manos aún
son innecesarios
me divierto soñando
entras a una iglesia
y te paras frente a un niño que se llama dios
no sabes que acá donde vivo
todos los niños se llaman dios
aquí no usamos coronas
y las flores que nos gustan tienen nombres de agujeros negros
sueño que lloras y no sabes porqué
lloras por mi madre que es tu hermana
lloras porque para ti ella y yo somos niños
tu también lo eres
y a veces mamá ha llorado por ti
yo la escucho y la quiero abrazar
pero no tengo manos
cierro los ojitos y vibro
como vibran las estrellas en esta noche
desde donde te sueño
tú y yo sabemos que quiero morirme
tú y yo sabemos que quieres morirte
no llores hermano de mi madre
todo niño es una ciudad que se destruye
toda ciudad es alguien que muere silenciosamente en ella
el mundo se acaba
pero su ombligo es el fin de su luz
no llores más
no te acabas tú sino la histora
soñamos juntos y estamos unidos
por los siglos que sobrevivimos
tú y yo somos lo mismo
me quieres aunque no me puedas ver
todo espejismo es de agua
también te quiero porque quieres a mi madre
más que a nada en el mundo
y el mundo se acaba frente a tus narices
pronto despertaré de este sueño
y esta ciudad ya no existirá
todo lo que nace viene acompañado de la muerte
pero no hablemos de ella
esta noche todo brilla
todo late
todo está lleno de sangre y símbolos
este silencio es el universo
no busques más y no vuelvas a huir
no hay nada que no desaparezca al menos un ratito
países recuerdos la propia vida
la luz en el cielo
son todos los niños que se llaman dios
y que morirán con una corona de espinas
desgarrándoles el cuello
como éste que tienes frente a ti
y no te atreves a mirar


HHM(Santiago, Chile, 1979). Licenciado en Letras Hispanoamericanas.
Doctor en Filosofía. A los 29, recibe el Premio Pablo Neruda por su
destacada trayectoria tanto en Chile como en el extranjero. Se han
publicado libros recopilatorios de su obra en una decena de países,
como por ejemplo Putamadre (Perú, 2005), Livro Universal (Brasil,
2008, traducido al portugués), NGC 224 (México, 2009), Microcosmos
(Guatemala, 2010), El título de un sueño (España, 2013), entre otros.
Ha sido traducido a una decena de idiomas para revistas y antologías.