jueves, 31 de octubre de 2013

ABILIO ESTÉVEZ




Un sueño feliz


Pieza en dos actos


Abilio Estévez






PEDRO GRANADOS


http://culpinak.blogspot.com


Madreselvas para Martín Adán


Ahora que somos
sombra y paso,
mirada y desvío,
sermón y pecado.
Ahora que el mudo muda
por enésima vez de expresión
y hecha humo la impasible chimenea.
Ahora que quizá rubricarías
como hace ya algunos años:
Con viva gratitud
por el envío de
sus bellos poemas.
Y yo no soltara el mango
de esa sartén
aunque harto quemara;
y fuera de pronto,
siendo apenas un muchacho,
un adulto ya, ya un anciano.
Un muchacho solamente, Martín,
no un poeta. Un muchacho
de la ancha base, Martín,
de sobrio segundo
y de mamá por cocinera.
Ahora que me espera la muerte
tal como a mí. Tal como a ti
no
porque eres la enredadera.
La enredadera sobre la vid
y hasta lo alto del muro.
La enredadera sobre la más imponente higuera.
Tal como a ti no
porque eres la madreselva.


PG(Lima, Perú, 1955). Poeta. Algunos de sus poemarios más 
conocidos son "Sin motivo aparente", "El fuego que no es el
sol" y "Desde el más allá", y sus creaciones figuran en la anto
logía "Caudal de piedra: veinte poetas peruanos". Por otro lado,
ha publicado las novelas "Un chin de amor" y "En tiempo real". 




JAIME SABINES





Canonicemos a las putas…


Canonicemos a las putas. Santoral del sábado: Bety, Lola, Margot, vírgenes perpetúas, reconstruidas, mártires provisorias llenas de gracias, manantiales de generosidad.
Das el placer, oh puta redentora del mundo, y nada pides a cambio sino unas monedas miserables. No exiges ser amada, respetada, atendida, ni imitas a las esposas con los lloriqueos, las reconvenciones y los celos. No obligas a nadie a la despedida ni a la reconciliación; no chupas la sangre ni el tiempo; eres limpia de culpa; recibes en tu seno a los pecadores, escuchas las palabras y los sueños, sonríes y besas. Eres paciente, experta, atribulada, sabia, sin rencor.

No engañas a nadie, eres honesta, integra, perfecta; anticipas tu precio, te enseñas; no discriminas a los viejos, a los criminales, a los tontos, a los de otro color; soportas las agresiones del orgullo, las asechanzas de los enfermos; alivias a los impotentes, estimulas a los tímidos, complaces a los hartos, encuentras la fórmula de los desencantados. Eres la confidente del borracho. El refugio del perseguido, el lecho del que no tiene reposo.

Has educado tu boca y tus manos, tus músculos y tu piel, tus vísceras y tu alma. Sabes vestir y desvestirte, acostarte, moverte. Eres precisa en el ritmo, exacta en el gemido, dócil en las maneras del amor.

Eres la libertad y el equilibrio; no sujetas ni detienes a nadie: no sometes a los recuerdos ni a la espera. Eres pura presencia, fluidez. Perpetuidad.

En el lugar en que oficias a la verdad y a la belleza de la vida, ya sea el burdel elegante, la casa discreta o el camastro de la pobreza, eres lo mismo que una lámpara y un vaso de agua y un pan.



Oh puta amiga, amante, amada, recodo de este día de siempre, te reconozco, te canonizo a un lado de los hipócritas y los perversos, te doy todo mi dinero, te corono con hojas de yerba y me dispongo a aprender de ti todo el tiempo.


Jaime Sabines(Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 1926 - Ciudad de México, 1999)

HERNANDO URRUTIA VÁSQUEZ





Del libro Textos cáusticos publicamos algunas de sus 
minificciones liminares.


  
Un día pegué estos pedacitos en forma de rompecabezas y ellos se iban acomodando dócilmente, encajando sin repelerse. Al terminar pude ver que todo lo que se pusiera al frente se reflejaba. En ese momento supe que había fabricado un espejo.



* * *


Cuando el pistolero se paró enfrente y le disparó repetidas veces, el espejo no se rompió, porque sabía que ese hecho le traería mala suerte a los habitantes.



* * *



La leyenda cundió cuando el Conde Drácula parándose frente al espejo no vio su rostro.

Lo que nunca supo es que el espejo era ciego.



* * *



Prefirió el suicidio antes de permitir que Alicia saliera del país de las Maravillas a la realidad que todos los días reproducía. Por eso, el espejo, decidió quebrarse en mil pedazos.



* * *



Aquel matón tenía una diversión muy singular: al llegar a cualquier pueblo, reunía a sus habitantes en la plaza principal frente a un espejo y sólo se salvaban los que cabían en él.



* * *



El pueblo estaba desocupado y no pudieron sorprenderlo, porque el espejo denunció las sombras de los fantasmas.



* * *



Érase un pueblo que se enseñó a usar singularmente el calendario: no contaban los años de los vivos, sino cuánta edad tenían sus muertos.



* * *



El pueblo estaba tan fantasmal y desolado que los pobladores decidieron llenarlo de espejos, para reproducir a los habitantes y reponer los muertos.

Pero los espejos los traicionaron, pues sólo reflejaban a sus asesinos.



* * *


Su familia no se explicó por qué cuando trajo un paquete les dijo: ábranlo en la ocasión precisa.

Sólo con la noticia de su muerte, descifraron el mensaje y al destaparlo, en el fondo, el espejo reproducía unos solemnes trajes negros.


Al saber que pasarían por el lugar los llenaron de espejos, para vigilar la noche.

Transcurrido el tiempo, sintieron un olor a sangre, enredado en los pasos perseguidos por el dolor hecho fantasma.

Se alistaron a cazarlos, pero sólo el ruido delataba su presencia porque los espejos únicamente reflejaron la transparencia del aire.



* * *



Apenas me asomé a la colina, divisé una inmensa valla que decía: Bienvenidos a Espejo Colombia, el pueblo sin memoria.



Hernando Urrutia Vásquez(Bogotá, 1946). Dirige el programa
Vientos Estéreo que se emite gracias al proyecto de radio co
munitaria "Emisoras para la Capital".  Ha sido editor de perió
dicos locales en las alcaldías de San Cristóbal, Usme y Ciudad
Bolívar. Participó en el taller de poesía de la Casa Silva en 1989
y en el seminario de literatura rusa en la Universidad Externado
de Colombia.
Es autor de los libros Cosmotelurias y Textos cáusticos (Colec.
Los Conjurados).

NICOLÁS DE LA HOZ


NICOLÁS DE LA HOZ





MUJER CARACOL
























MÁSCARA



RECUERDO DEL PUERTO



SOMBRA


































LAS LUNAS DE LA VIGILIA





























«Venus Anadiómena: Homenaje a Tiziano», (2012)







           Jugando en el límite, 1998


confabulacion221-260.blogspot.com.ar/2011/07/entrevista-con-nicolas-de-la-hoz.html

ABILIO ESTÉVEZ





Libertad del año nuevo


"Cierto, Vigilio Piñera nunca escribió para eso. Casi se podría decir que escribió para lo contrario, para el no-éxito, y tenía el suficiente coraje para no condescender. No consideraba la literatura como un certamen ni un modo de medrar, sino un artefacto de desenmascaramiento.

El acto de arrancar las máscaras no ha sido nunca amable o encantador. No está bien visto. Entender la literatura como hecho moral no es el camino más fácil de alcanzar la celebridad. Desde bien pronto, quiso ser un celoso de su libertad. Rebelde, incómodo, impertinente, agresivo, contestatario, negador. Como intentó dejar claro en la pieza de teatro que escribía en el momento de morir, estaba condenado a ser libre y a elegir, aunque tuviera la limitación de solo poder elegir lo que elegía.

Sin embargo, aun cuando escribía sin esperar nada a cambio y optó por el camino arriesgado del malestar, del sarcasmo, de la aspereza y la frialdad, no es menos cierto que obtuvo mucho menos de lo que concedió. Vivió en la incómoda comodidad de los márgenes. Marginalidad buscada: marginalidad hallada, o como solía reiterar: idea fija, idea que se convertía en realidad. Fue libre, quiso enseñar a ser libres; a cambio solo encontró dureza. Como exclamó en alguna ocasión Fina García Marruz hablando de su marginación: "Tuvo lo que merecía".

A diferencia de muchos que conozco, su inclemencia no buscaba destruir, por el contrario, era el resultado de la clemencia. En su "maldad" radicaba su honradez; su nobleza, su bondad."



               Abilio Estévez, "Virgilio Piñera. Un retrato posible"















Estévez, Abilio