sábado, 31 de agosto de 2013

BRUNO DI BENEDETTO





FRACTALES


I

Como la noticia más vieja del mundo, que todavía va de boca en boca.
Como plegar y plegar una palabra hasta exprimir su gota de silencio.
Como una canción que la piedra se canta en voz cada vez más baja.
Como el humo frente a un viento que no sabemos de dónde viene.
Como si un ciego escuchara con los dedos la rotura de un espejo.
Como mirar desde la ventana la lluvia que borra un manuscrito.
Como un parche golpeado por un brazo de tendones oxidados.


II

Como encontrar con los ojos el manantial que busca la lengua.
Como una canción que escuchan los que tienen hambre y sed.
Como el tiempo que gozamos mientras cae la gota de miel.
Como un millón de bocas bebiendo del mismo vaso vacío.
Como la duda que se amansa frente al grito de otra duda.
Como la luz que se filtra en los ojos que no quieren ver.
Como la oscuridad que no queremos ver pero persiste.


III

Como una grieta que quiere elegir entre sus dos bordes.
Como el verano subiendo por las ramas del duraznero.
Como una moneda que se multiplica hasta valer nada.
Como un río que no sabe si su arroyo es padre o hijo.
Como esas montañas viejas que extrañan ser llanura.
Como ese pan que repartiste hasta volverlo hambre.
Como tus hijos vistos por los mil ojos de la abeja.


IV

Como el temblor del hierro ardiente en agua fría.
Como el cansancio del asedio a una ciudad gris.
Como los zapatos que olvidamos en el camino.
Como la sospecha de saber que vive algo más.
Como el eco de ese pozo cada vez más hueco.
Como el desborde de un río en plena sequía.
Como ese río asombrado de su temeridad.


V

Como dormirnos después de hacer el amor.
Como el dolor de una herida que envejece.
Como esos libros que ya dejaste de leer.
Como la bestia que piensa en sí misma.
Como cordillera sumergida en el mar.
Como monte agrietado por sus ecos.
Como un eco parido por silencios.

VI

Como la fase final de un temblor.
Como la historia que te cuentas.
Como la sutura de lo invisible.
Como la paciencia del óxido.
Como morder la mano que.
Como mirarnos de frente.
Como una muñeca rusa.

VII

Como luz en agua fría.
Como creer en nadas.
Como dar de beber.
Como decir no sé.
Como casi saber.
Como perderse.
Como remorir.

VIII

Como hablar.
Como arder.
Como atar.
Como ser.
Como es.
Como si.

Cómo.


IX

La mirada es indivisible más allá de lo que no sabemos.
La palabra también.



Bruno Di Benedetto(Avellaneda, 1955). Desde 1979 reside en Puerto
Madryn. Ha publicado los poemariosPalabra irregular”, “Compli
cidad de los náufragos”, “Dormir es un oficio inseguro”, “Vengan jun
tos” (relatos) y "Country". 


ELIO VITTORINI





«No porque soy, como todo el mundo sabe, un militante comunista se debe pensar que éste sea un libro comunista. Buscar en arte el progreso de la humanidad es algo muy distinto que luchar por ese mismo progreso en el terreno político y social. En arte no cuenta la voluntad, no cuenta la conciencia abstracta, no cuentan las persuasiones racionales; todo está ligado al mundo psicológico del hombre, y nada nuevo se puede afirmar que no sea descubrimiento humano. Mi pertenencia al Partido Comunista indica por lo tanto aquello que quiero ser, mientras que mi libro solamente puede indicar aquello que en efecto soy. Hay en mi libro un personaje que pone al servicio de la propia fe la fuerza de la propia desesperación de hombre. ¿Se le puede considerar un comunista? El mismo interrogante está suspendido sobre mi actividad de escritor.»
  

                                                            Trad. Pilar García



BEN GAZZARA