sábado, 24 de agosto de 2013

MAXIME ALEXANDRE


 
  

UNA MAÑANA

De qué fluido espejo del alba
Soy prisionero
Cuando se rompen las cascadas de sangre pura
Los alfileres de rubí
El granizo de las caricias
Cuando mi alma se evapora
De qué espejo
Cuando el amor
Vuelve a paso furtivo
De qué espejo
De qué esperanza

                                                 De Le corsage



LO POSIBLE

Al espejo desaparecido en la marea ascendente lo vuelven a encontrar acribillado como el ala de la desesperación. Junto a una conchilla en forma de corazón el espanto se arrodilla suplicante, pero la cólera de la libertad lo decapita y hace surgir una estatua de piedra; ésta descubre de golpe los más hermosos senos de la noche que hacen olvidar las estrellas. Los ruidos enemigos tamizados por la durmiente se han convertido en una bandada de cormoranes.

                                                                   De Le mal de nuit

 Trad. Aldo Pellegrini


MA nació a orillas del Bruche, en Wolfisheim, en el 46 de la rue de la
Mairie, en 1899.  Su familia pertenecía a la burguesía judía de Alsacia.
Bilingüe, colaboró con los surrealistas, publicó doce libros de poesía,
varios ensayos entre ellos uno sobre Hölderlin y dejó muchos manuscritos

inéditos. Murio en 1976.