miércoles, 17 de julio de 2013

ALFREDO FRESSIA


Fressia1.JPG (17389 bytes)



POETA EN EL EDÉN


No, Señor,
nunca huiré del Paraíso, tengo en mí
la leche eterna de los padres y los hijos,
y escribo poemas para la nostalgia.
No, Señor,
nunca seguiré el rumbo imprudente
de los cuatro ríos, el que impele a los nautas
hacia el mar de monstruosas criaturas.
Habían podado las ramas de oro
que brillaban en el árbol de la vida.
Y ahora me llaman como almas.
No, Señor,
nunca comeré del árbol prohibido.
Apreté tantas veces en mi mano
las frutas suculentas. Aspiro
los perfumes seductores,
—Et d´autres, corrompus, riches et triomphants—
Nada sabes de mis íntimos
paraísos artificiales, y te ofrezco las costillas
húmedas y turgentes
para que sigas modelando al mundo
mientras duermo.
Soy un niño inmenso
escribiendo dócilmente en el barro del Edén.
Tengo un muñeco de porcelana blanca.
Balbucea.


AF(Montevideo, 1948) reside en São Paulo, Brasil, desde 1976,
y entre São Paulo y Montevideo desde 1985. Es poeta, crítico de
poesía, conferencista, y traductor. Obras: Clave final, 1982.
Destino: Rua Aurora, 1986. Cuarenta poemas, 1989. Amores im
pares, 1998.  Veloz eternidad, 1999. Eclipse, 2003. El memorial de
hombres que me amaron, 2012. Poeta en el Edén, 2012.
Es editor de la revista de poesía La Otra, México.



JEAN FOLLAIN





La música de las esferas

Iba caminando por un sendero congelado
en su bolsillo las llaves de hierro tintineaban
y con la punta de su zapato
tocó distraídamente el cilindro
de una vieja lata
que por unos segundos rodó en su frío vacío
danzó por un instante y se detuvo
bajo un cielo completamente estrellado.


La lechuza

Dicen que la lechuza
bebe el aceite de las lámparas del santuario
en las iglesias aldeanas
entra por el vitral quebrado
en esas horas de la noche
cuando el manso y el violento duermen
cuando el amor y el orgullo se agotan
cuando el follaje sueña.
La bestia recalienta su sangre
con el aceite luminoso y virgen.

        (trad. Gonzalo Millán, en “La gota pura”, Nº 4, mayo de 1982)


Follain nació en 1903 en un pueblo normando y murió atropellado
por un auto, como Roland Barthes en las calles de París, pero en su
caso, en 1971. Publicó su primer libro duradero de poesía en 1933 y
aparte de dedicarse a la literatura se graduó en leyes y durante un
breve tiempo, fue juez


Gracias Jonio Gónzalez