domingo, 23 de junio de 2013

SUSANA THÉNON




POEMA

                                          Yo creo en las Noches
                                                     R.M. Rilke


Ayer tarde pensé que ningún jardín justifica
el amor que se ahoga desaforadamente en mi boca
y que ninguna piedra de color, ningún juego,
ninguna tarde con más sol que de costumbre
alcanzan a formar la sílaba,
el susurro esperado como un bálsamo,
noche y noche.
Ningún significado, ningún equilibrio, nada existe
cuando el no, el adiós,
el minuto recién muerto, irreparable,
se levantan inesperadamente y enceguecen
hasta morirnos en todo el cuerpo, infinitos.
Como un hambre, como una sonrisa, pienso,
debe ser la soledad
puesto que así nos engaña y entra
y así la sorprendemos una tarde
reclinada sobre nosotros.
Como una mano, como un rincón sencillo
y umbroso
debería ser el amor
para tenerlo cerca y no desconocerlo
cada vez que nos invade la sangre.
No hay silencio ni canción que justifiquen
esta muerte lentísima,
este asesinato que nadie condena.
No hay liturgia ni fuego ni exorcismo
para detener el fracaso risible
de los idiomas que conocemos.
La verdad es que me ahogo sin pena,
por lo menos he resistido al engaño;
no participé de la fiesta suave, ni del aire cómplice,
ni de la noche a medias.
Muerdo todavía y aunque poco se puede ya,
mi sonrisa guarda un amor que asustaría a dios.


ST(Buenos Aires, Argentina, 1935-1991)

CRISTINA RAMB




MIEDO

                  “Ninguna llaga de las que me abriera el miedo
                  ha podido cicatrizar”
                                                    Glauce Baldovín

  
Ese grano de arena
esa nube rosada con su cursi metáfora
este invierno impiadoso con sus noches heladas
sólo saben asirme a las cosas perdidas.
El mundo que de pronto
se transforma en extraño
a la casa, al amigo, a su boca, a mis manos…
a ese lienzo siniestro que nos pinta el recuerdo
como un hijo malvado engendro del pasado.
Y vuelve la tristeza
sobre la misma cosa que ayer era la gloria.
Y otra vez soy la niña que le teme a las sombras
huyendo del espeso vacío que me envuelve.
El llanto pide a gritos a otro que contenga
que destruya el silencio
que moldee a la nada.
Un otro que no llega
o quizás ya no exista.
Es entonces que el miedo
se empeña en abrir llagas
con dolores de ausencia.



Suburbano

Cuando cae la luna
es noche en la ciudad y sus bastardos
saben que en el alma duele todo
que el amor no dura hasta la aurora
un cuerpo se aturde en otro cuerpo.
Los fantasmas se buscan
se mienten entre si los abandonos
los egos superan la altura de su lápiz
entonces…
Cualquier muerto es poeta
Cualquier poeta está muerto
Cada poesía muere
Cada muerte es poesía.


CR(Córdoba, 1966). Licenciada en Psicología(UNC). Ha publicado 
tres libros de poemas: “Bendita Sed”, “Escandalosamente Viva” 
y “La luna del Centauro”. Ha participado de diversas antologías.
Conformó e integra el Grupo Literario: “El Andén de los Juglares” 
desde 1997. Realiza y coordina anualmente la Mesa: “Erotismo y 
Poesía” con poetas invitados.

Su blog: cristinaramb.blogspot.com.