sábado, 22 de junio de 2013

AFFONSO ROMANO DE SANT’ANNA





Epitafio para el siglo XX


1. Aquí yace un siglo
donde hubo dos guerras
mundiales y miles
de otras pequeñas
e igualmente bestiales.


2. Aquí yace un siglo
donde se creyó
que estar a la izquierda
o a la derecha
eran cuestiones centrales.


3. Aquí yace un siglo
que casi se desvaneció
en la nube atómica.
Salváronlo la casualidad
y los pacifistas
con su homeopática
actitud.
-nuez vómica


4. Aquí yace el siglo
que un muro dividió.
Un siglo de concreto
armado, canceroso,
drogado, contaminado
que en fin sobrevivió
a las bacterias que parió.


5. Aquí yace un siglo
que se abismó
con las estrellas
en las pantallas
y que el suicidio
de supernovas
contempló.
Un siglo filmado
que el viento se llevó.


6. Aquí yace un siglo
semiótico y despótico
que se pensó dialéctico
y fue patético y didáctico.
Un siglo que decretó
la muerte de Dios
la muerte de la historia
la muerte del hombre
en que se pisó la Luna
y se murió de hambre.


7. Aquí yace un siglo
que oponiendo clase a clase
casi se desclasificó.
Siglo lleno de anatemas
y antenas, siberias y gestapos
e ideológicas safenas;
siglo tecnicolor
que todo trasplantó
y el blanco, del negro,
difícilmente aproximó.


8. Aquí yace un siglo
que se acostó en el diván.
Siglo narciso & esquizo,
que no pudo computar
sus neologismos.
Siglo vanguardista,
marxista, guerrillero,
terrorista, freudiano
proustiano, joyceano,
borge-kafkiano.
Siglo de utopías y hippies
que cabrían en un chip.


9. Aquí yace un siglo
que se llamó moderno
y mirando presuntuoso
el pasado y el futuro
se juzgó eterno;
siglo que de sí
hizo tanto alarde
y mientras tanto
-ya va tarde.


10. Fue duro cruzarlo.
Muchas veces morí, otras
quise regresar al 18
o 16, brincar al 21,
salir de aquí
hacia lugar ninguno.


11. Tened piedad de nosotros, oh vosotros
que en otros tiempos nos juzgáis
desde la confortable galaxia
en que irónicos estáis.
Tened piedad de nosotros
modernos-medievales,
tened piedad como Villon
y Brecht que por mi voz
de nuevo imploran. Piedad
de los que vivieron en este siglo
per seculae seculorum.

                         Traducción de Felipe de Jesús Hernández

   
AFFONSO ROMANO DE SANT’ANNA es uno de los principales representantes de la poesía brasileña contemporánea. En 1987 apareció una edición de su poesía reunida con el título de: A poesía possível (La poesía posible).

KARL KRAUSS

JORGE TEILLIER





LA TIERRA DE LA NOCHE

                 "Abrir una ventana es como abrirse una vena".
                                                   B. Pasternak.


No hablemos.
Es mejor abrir las ventanas mudas
desde la muerte de la hermana mayor.
La voz de la hierba hace callar la noche:
"Hace un mes no llueve."
Nidos vacíos caen desde la enredadera marchita.
Los cerezos se apagan como añejas canciones.
Este mes será de los muertos.
Este mes será del espectro
de la luna de verano.
Sigue brillando, luna de verano.
Reviven los escalones de piedra
gastados por los pasos de los antepasados.
Los murciélagos chillan alegremente
entre los muros ruinosos de la Cervecería.
El azadón roto
aún espera tierra fresca de nuevas fosas.
Y nosotros no debemos hablar
cuando la luna brilla
más blanca y despiadada que los huesos de los muertos.
Sigue brillando, luna de verano.



SELVA CASAL




CONFESIÓN

Memphis está a mi lado en silencio
echado sobre la tierra bajo los árboles
Otros sepultados junto a los rosales y los hibiscos
Nosotros los humanos creemos que sabemos todo
pero las flores celestes sí que saben
No se sorprenderán cuando llegue ese día
Si es una confesión confieso
Yo vivo como en guerra
Quien se encuentra con migo se encuentra con el cosmos
Cuidé un niño una noche de hospital
Una golondrina que no volvió a volar
Defendí asesinos
Me despierto de madrugada escucho el croar de las ranas
El retumbar de las macumbas
Alucinada voy entre las cosas
Tengo sueños premonitorios
Cómo no iban a amarme si tú me hubieras conocido
también me habrías amado
Pero los animales están amenazados de muerte
Nosotros estamos amenazados de muerte
Los tecnócratas todavía no han podido quitarle el color azul al cielo
Quién puede con la noche
En este país todos me castigaron
Y ese amigo todo violeta y ese amigo todo azul
conocen mis calamidades
Las calles están ensangrentadas
Los viejos engendran sin cesar las mujeres ya muertas dan a luz
Quién me hizo así no me parezco a nadie
Me alcanza un libro como un árbol me alcanza
Escribo en los almanaques en las hojas de diarios
Acá mi tierra la que furiosamente me destituyó
Acá mis tumbas
Siento el bosque el día en que nos despedazo el big bang
Concurso méritos carpetas que guardan celosamente nuestros datos
Nada es real
La vida es terrible pero a nadie le gusta morir
He plantado muchos árboles he vivido muchas vidas
En mi no busquen subterfugios ni lógica ni explicaciones
Sé que todo explotará para volver
Que me engendraron de una niña muerta
Que no me adapté jamás
Hay más neuronas en mi cabeza que estrellas en el cielo
Son tantos ya los muertos que me aman
Las cosas por las que solía llorar
Son tantos los amores y los odios
las escuelas quebradas
Escuchadme campanas girones de la noche escuchadme
Los débiles hacen la violencia los fuertes hacen la violencia
Hay leyes para aplicarlas
Violencia contra la naturaleza contra ti contra mí
Es una crueldad repetías y era cierto
No verte nunca más no saber nada
Es necesario destruirlo todo
Sin embargo morir aquí sería hermoso
Porque qué mayor alucinógeno que el morir
Qué más extraño que despertar cada mañana y descubrirse vivo
mientras un loco se esconde para matarte en un rincón de un sanatorio
donde todos aseguran que se trata de un delirio de persecución
y no tiene importancia

(Selva Casal. Indios del espíritu. Muestra de poesía del Cono Sur
Selección y prólogo Roberto Echevarren.)


SC(Montevideo, 1930).  De su obra poética, destacamos: “Días sobre la 
tierra” (1960), “Poemas 65” (1966), “Nadie ninguna soy” (premiado en 
Argentina y Uruguay en 1983 y 1984), “El infierno es una casa azul” (
Premio MEC, 1999), y el ensayo lírico documental “Mi padre Julio J. 
Casal” (1986). En 2010 la Fundación Lolita Ruibal le otorgó el Premio 
Morosoli de Poesía.

Gracias Gustavo borga

------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Según Alfredo Fressia

Selva escribe como respira, y esto no sólo por su admirable fidelidad a la poesía, sino por el ritmo de sus versos, que se agitan o se serenan, que parecen enunciar cada uno con autonomía, con frecuentes verbos independientes, como evitando el encabalgamiento. Más bien de noble signo “intelectual” y “reflexiva”, más poblada sin embargo por el mundo de las sensaciones que de la alegoría, la poesía de Casal nombra la vida cotidiana en el doble sentido de relato dentro del cual nos dejamos vivir día a día, y de abismo, imprevisible pero también “cotidiano”, donde el ser humano reconoce su fragilidad en el planeta, protagonista de un diario sueño, o pesadilla.