domingo, 9 de junio de 2013

LUIS BUÑUEL

GLAUCE BALDOVÍN



La vida
No es una espiral. Es un círculo.
Cerrado y perfecto.
Fundamentales problemas matemáticos
podrían resolverse con su diámetro
sus coronas
sus trapecios.
Llegaría a saberse si realmente existe vida en
Júpiter
se curaría el cáncer
se daría al zodíaco un lugar prominente.

Pero este es mi círculo.
Cerrado y sin perspectivas.
Lo cuelgo en una cadena alrededor del cuello
y me golpea acompasadamente el corazón.


GB(Río Cuarto, Córdoba 1928). Sufrió y vivió, como tantos otros, los 
años de dictadura que acosaron a nuestro país. El secuestro de uno 
de sus hijos por los genocidas de la dictadura la convirtió en sobrevi
viente. Su obra poética es excelente y extensísima.

JORGE DIPRÉ


 


BARROCO

Tantas formas
auscultadas
o entrevistas.
Sombras
desconciertos.
El vacío de la cerradura
distorsiona.

Un ojo para el ojo para el ojo.


LA PALABRA

Qué habrá de mí
se dice el poeta
en esa palabra que se astilló
rodando siglos de piedra
puliendo el abismo
destellando ante la sombra

Qué habrá de mí
se pregunta dios
en la nada blanca


JD(Ceres, Prov. de Santa Fe, 1960). Publicó, entre otros: Hacia 
Arriba1984, Poesía; El Señor S, 1985. Prosa. (con Jorge P. Ya
koncick); 13, 1987, Poesía. (con Oscar P. Baldomá); El Bodrio
1990. Poesía. (con Jorge P. Yakoncick); Entre Trenes, 1990-2004. 
Poesía. (edición digital); Merodea, 2006. Poesía; Todo se quema 
aquí, 2009. Poesía.


PAVEL FRIEDMAN



A propósito del bicentenario de Wagner
(Gracias Jonio González)


La mariposa

La última, por cierto, la última,
Tan bella, brillante, deslumbrante, amarilla,
Quizá si las lágrimas del sol cantaran
Sobre una piedra blanca…

Así, tan amarilla
Se eleva poco a poco hacia lo alto.
Quiere irse, estoy seguro, porque desea
Besar el mundo, despedirse.

He vivido siete semanas en este gueto
Encerrado en él,
Pero he encontrado a mi pueblo.
Los dientes de león me llaman
Y el blanco candelero del castaño en el patio.

Sólo que no he vuelto a ver una mariposa aquí.
Ésa fue la última.
No viven mariposas en el gueto.

                                           (trad. E.Conde.)


Pavel Friedman(Praga, 1921-Auschwitz, 1944)

PF fue un joven poeta que vivió en el gueto de Theresienstadt
Poco es lo que se sabe de este autor, aunque se calcula que tenía 
17 años cuando escribió «La mariposa». Esta poesía fue encontra
da cuando terminó la Segunda Guerra Mundialescondida junto 
con otros escritos de niños y jóvenes. Su creador fue deportado
finalmente a Auschwitz, donde encontró la muerte el 29 de septie
mbre de 1944.


WOLE SOYINKA





Viaje

Aunque llegué al final del viaje,
Jamás sentí que hubiera llegado.
Tomé la carretera
Que sube despacio la cuesta de las preguntas, y que me lleva
Incluso a descender a la tierra que conduce a casa. Yo sé
Que mi carne está limpiamente mordisqueada, perdida
Para el perturbado pez entre las vainas susurrantes–
Yo los dejé atrás en mi ruta

Y así también con el pan y el vino
Necesito la repartición de derrota y carestía
Yo los dejé atrás en mi ruta
Jamás sentí que hubiera llegado
Aunque amor y bienvenida me atrapan en casa
Los usurpadores pasan mi copa en cada
Banquete como en una última cena

                                         (Traducción de Rafael Patiño)



ENRIQUE DIEGO GALLEGO





Viendo morir/me al viejo perro!!!
  

Acabo de ver morir al viejo perro
llevarse la antigua casa sobre el lomo
los cristales rotos tras la última tormenta

-Un griterío salvaje de gaviotas me traen desde su nombre-

y parece levantarse de el fondo de un libro
sin peso ya
como los cuentos que contaba la vieja
por las noches
y aullar aún
a las sirenas de los barcos de ultramar

-Desde esa costa donde el sueño es la vida por entero y no lo sabe-

lo vi morirse esta tarde
en el medio exacto de la alegría
y allí
exactamente allí
mis ojos
quedaron haciendo equilibrio
en esa luz inmensa.

-Como quien vuelve de cualquier sitio y en todos los lugares
es siempre otro y es el mismo-.




CENANDO FRUTOS DE MI ÁRBOL GENEALÓGICO


Soy padre de esta naturaleza
y madre de un puñado de años.
Soy hijo de la brutalidad ajena,
hermano de la cólera,
el pensamiento y la medianía.
Soy un puñado de belicosos parentescos.
La desmedida lógica,
la inocencia fingida,
una frustrada abundancia,
la terquedad insistente
y el pacifismo adulterado.
La brutalidad infantil,
la picardía reluciente,
una verdadera inocencia
y la humana debilidad.

Soy tío de la aventura,
sobrino de la decencia
y abuelo de mi infancia.
Soy exégeta de la maldad,
suegro de la moral,
vecino de mi cuerpo
y enemigo de cierto espíritu.

Persigo mis propios pasos
entorpeciendo esta negra sombra.
Soy mi propio terremoto
y también el féretro.
Soy este campo de cruces
y estas miles de lápidas.
Como y bebo de una interminable lista
que no deja de crecer.


(Del libro “Poemas escritos en cualquier desierto a la sombra de una
roca y en espera de las lluvias”, Los Lanzallamas, Rosario, 2001)

Gracias a Alicia Gallegos y su blog poetaguru.blogspot.com.ar/