martes, 4 de junio de 2013

ANTONIO SILVA






YO  NO ELEGÍ EL OPERATICO DECORADO DE LA CORDILLERA


pero
pinté de sal y rosa los Andes
para contemplar en él, el blancor de una patria,
Me vestí con los atavíos de mi madre.
Me saqué los ojos para nombrar
Edipa santificada de coronas
En la ceguera vi a la india que cuelga de mis vértebras,
loca que ejercita en mapuñol
el celular corro de las soledades.

¿Cómo comprender el pajaral canto de tu boca en el
        /níveo anonimato de las palabras?

¿A quién preguntarle por el sur o el norte?

He inventado una patria para los despatriados,
mi pequeña ítaca, mi futura lengua
Para el ignoto fulgor que vibra en ventanas tapiadas,
Para el hechizo que una mujer despliega en la finitud
        /de las tiendas
Para la carcajada cesante en la fugacidad de un
        /atardecer alcohólico
en un tempo áfono y áfasico
Para el cuenco donde las cosas caen y,
donde cada sentido riza la concavidad de un cuerpo
Para la pequeña distancia de tus huesos
que imita un futuro día blanco Blanco
de mi memoria
Para el espejal gesto de tu mano
en la trenza de la selva
Para la disposición de lo bello;
el oxígeno de tu boca sobre
el pelaje de mis dedos
Para tu cabeza india

Ramera Amancebada de sol Azteca
Ona Maya Zapoteca araucanita
Quechua Aimará Naguatl
De sangre mi vestido jamás americana
Huk Indiapa Minueto
Trompanne Gapachacun Tzay Ichisaj
        /Selvapita Uchkunkaj


AS(1970-2012) Poeta Chileno. Autor de: “Andrógino”('96)
“Analfabeta”(00)  y “Matria”(08). 
Su obra ha sido publicada en diversas revistas y antologías 
chilenas.


ROQUE DALTON


Photobucket


LOS LOCOS


A los locos no nos quedan bien los nombres.

Los demás seres
llevan sus nombres como vestidos nuevos,
los balbucean al fundar amigos,
los hacen imprimir en tarjetitas blancas
que luego van de mano en mano
con la alegría de las cosas simples.

Y qué alegría muestran los Alfredos, los Antonios,
los pobres Juanes y los taciturnos Sergios,
los Alejandros con olor a mar!

Todos extienden, desde la misma garganta con que cantan
sus nombres envidiables como banderas bélicas,
tus nombres que se quedan en la tierra sonando
aunque ellos con sus huesos se vayan a la sombra.

Pero los locos, ay señor, los locos
que de tanto olvidar nos asfixiamos,
los pobres locos que hasta la risa confundimos
y a quienes la alegría se nos llena de lágrimas,
cómo vamos a andar con los nombres a rastras,
cuidándolos,
puliéndolos como mínimos animales de plata,
viendo con estos ojos que ni el sueño somete
que no se pierdan entre el polvo que nos halaga y odia?

Los locos no podemos anhelar que nos nombren
pero también lo olvidaremos…




RD(San Salvador, 1935 - cerca de Quezaltepeque, 1975). Poeta 
salvadoreño cuya obra, de estilo coloquial y socialmente comprometida
fue partícipe de la renovación de la lírica latinoamericana de la década 
de 1960.

LAS YEGUAS DEL APOCALIPSIS


Pedro Lemebel y 'Las Yeguas del Apocalipsis' reviven en exposición fotográfica
Francisco Casas y Pedro Lemebel durante la sesión de
1989 para la performance ''Los que el Sida se llevó''.



FRANCISCO CASAS




1-  BLUE HOMO


Soy homosexual / pierdo el decoro

no soy solo
la corro pensando en tus hijos
los jóvenes años
conozco la ciudad y sus escuelas

no soy solo
prefiero los niños ricos son más corrompibles
la bella clase degradada
asustarlos con esta mano hambrienta
paciendo en sus muslos
las suyas mis ancas

No soy solo
no tengo patrias / nada de principios
vivo de los traumas / adoro los siquiatras que
enloquecen muchachos para mí
enlodarlos con mi guante de matrona
revolución del barro dice la maldición
de esta diva que canta

No soy solo
soy homosexual y qué / anarco /
corruptor
de tus bastardos
envuélvete mi velo de submundos extraños


SOY LA GRAN PUTA
LA TELA ARAÑA


FC(Santiago de Chile). Estudió literatura. Publicó el libro
de poemas Sodoma Mía(1991) y la novela Yo, yegua(2004).
Poeta y escritor, es también un artista dedicado a las artes
visuales. Formó parte, junto a Pedro Lemebel, del mítico duo 
perfomático Las yeguas del apocalipsis.