sábado, 27 de abril de 2013

RIMMA KAZAKOVA




Te perdono invariablemente
mis días de soledad,
y no me arrimo a otras orillas
aunque sean maravillosas.

pero alcanzada esa práctica sensatez,
presuroso hacia el fuego doméstico,
¿te perdonas a ti mismo, te perdonas,
esos mis días de soledad?
               
                                 De En limpio1978, Plaza & janés.   

    Versión de j.m.güell

    
RK(Sebastopol, 1932). Poeta.