domingo, 24 de febrero de 2013

MARIO TREJO


Mario Trejo


  Ultimátum a un joven poeta


Que el pan sea pan y mar el mar
Basta de conjeturas
Murciélagos lunares o roedores de orquídeas
Toda palabra tiene precio
Las palabras que atacan como rayos o víboras
Y también madre
Amigo
Y alcohol y cama y mesa
Y el hijo concebido a dulces empujones
Y los hongos que provocan destellos de amor
O resplandores de muerte
Y el poeta que cae bajo las balas
Como un sol que la noche acribilla

Que el pan sea pan y mar el mar
Y el agua eterna
Pero la sed eterna
Para poder decir al fin:
He hallado un pan junto al mar
Los buitres sobrevolaban mi amor
He mordido una orquídea

Los buitres disputaban un cuerpo querido
He guiado camiones y dormido en aserraderos
Los buitres devoraban a mi amada
Viajé de noche sobre la arena caliente
Invoqué los nombres secretos
Conjuré un maleficio
Contuve una catástrofe
Conduje a un águila a su nido
He muerto con mis muertos y estoy vivo

Cuando llegué a la ciudad
Un loco vagaba por las calles
En su mirada había un cuchillo
Le di mi mano
Lo miré
Le hablé y mi voz duró entre los astros
Éramos sólo dos sobre la tierra
Pero éramos dos sobre la tierra

La soledad se hizo añicos
La poesía palabras


MT(Argentina, 1926-2012). Poeta, guionista y periodista.
Algunas de sus obras más conocidas son "Celdas de la sangre",
"El uso de la palabra", "Orgasmo y otros poemas" y "Libertad 
y otras intoxicaciones".  
      

MARCELO CARNERO




PROSCRIPCIÓN DEL DESEO


Mi madre que espera que su hijo no la olvide
sobre los instrumentos que han usado los hombres
lamparón amarillo en las camas de junio
su domingo y su ramo de muerte entre los labios

Desde tu camisón me persigno los soles
desde tu tiempo hartado, desde tus animales

Mi madre fue la sombra que no me supo nunca
y su pan siempre es poco y su cuerpo un sudario

¿Qué has hecho de tu carne?

Afuera llueve madre a fuerza de otros mares
a la altura en que todo nos mira desde el mundo

He lavado tus manos repletas de otros nombres
entendiendo el cansancio que es la ley de tu día

No hay hijo sin belleza que se eleve
Ni madre que deseándola sea mía.


               De Tratado de cuerpo, Ed. La Carta de Oliver, 2008.



Marcelo Carnero, Buenos Aires, 1978. Poeta, editor.


ALEJANDRA MÉNDEZ





In (nombre)

                     “No sé quién soy/mi nombre/ ya no me dice nada”

                                                                              Idea Vilariño.


No alcanza, lo sé, nombrar
no alcanza, “atarse al palo
mayor” y gritar las palabras
que nos  enseñaron
los espejos y las sombras.
No alcanza,
no, poeta, no alcanza
arrastrarse del viento del ser
nombre que nombra ¿qué?

Nada- nada- nada.

Pero quiero, lo sé, sí quiero
de la soledad la tarea
ésta que sube y brota
como cardos espiralados
por la espalda a la cabeza
tantas veces muerta
por la boca,
tantas veces muerta
por la luz,
que gira mentirosa
en el orden social.

Y dime cual es:
tu nombre, tu oficio
tu deber, tu certeza,
tu ficción, tu logro,
tu tristeza.
Y dime cual es:
tu innombre, tu ocio,
tu lucha, tu desierto,
tu escondite, tu silencio,
tu poesía.

No alcanza, lo sé, nombrar
no alcanza, “atarse al palo
mayor” y gritar las palabras
que nos enseñaron
los espejos y las sombras,
no alcanza.

                                 De Cantos repentinos


Nació en 1979 en  San Cristóbal (Santa Fe)Reside en Rosario.
Es Poeta y  Gestora Cultural.

CARLOS PICCIONI




Pizarnik


                             “una tribu de palabras mutiladas
                              busca asilo en mi garganta”.
                                                             alejandra pizarnik

Pizarnik
no te conozco
en verdad
no te conozco

se dice / se dice de vos /
se dicen
tantas cosas

pero ese FUROR,
la ocurrencia
que tuviste
de arrimarte
a esa mierda
de la muerte

te convierte,
me parece,
en heroína,
QUIZÁS
de la tristeza

pero, sí, CABALMENTE
en la amante gozosa
de esas
malditas y preciosas
palabras
que nos reclama la poesía.

hasta siempre,
amiga.


CP(1945, Tostado, Santa Fe). Estudió Historia en la Universidad
Nacional de Rosario. Ejerció la docencia. Colaboró en la revista
El lagrimal Trifurca y perteneció al grupo La Cachimba. Publicó
cuatro libros de poesía: Las palabras de todos(1981); Paisaje(1983),
El sueño de las lluvias (1984), con el que obtuvo en 1987 el premio
Provincial José Pedroni, y  Desde el agua y el aire (2000) con el que
obtuvo el primer premio en el concurso municipal de Poesía Felipe
Aldana.