martes, 3 de diciembre de 2013

RAÚL HENAO





ENCUENTRO ONÍRICO CON PHILIP WEST


En una ciudad del norte que no visito
sino en sueños,
en la calzada de la estación de trenes,
encontré por última vez al viajero.
Volaba una garza blanca
entre álamos y cipreses
a lo largo de canales de aguas quietas.

El viajero de bastón y sombrero de copa
al uso decimonónico,
lucía engastado en el ópalo de su sortija
un escarabajo egipcio
y hablaba de lo grato de la velada
en el jardín de los Noailles
donde Buñuel y Giacometti
posaron para el fotógrafo
al lado de una jirafa de madera,
en lugar de la jirafa en llamas
como telón de fondo
en el filme tragicómico de la realidad

Antes de la llegada del tren hojeamos a prisa
un ejemplar facsimilar
de “El Surrealismo al servicio de la Revolución”
porque nosotros aún no renunciábamos
acambiar el arte por la vida
o al menos la vida por el arte,
y siempre ambicionamos “llegar lejos”
pero “tan lejos como fuera posible llegar”
(anotación en la libreta de viajes
del Capitán Cook)
Así fuera a lomo de mula o vuelo de pájaro,
de las palabras o los pinceles.

Una locomotora que parecía atravesar la pared
de la chimenea
se detuvo frente al viajero,
nos despedimos hasta la próxima cita.
En el país del espejo ví dibujarse su sonrisa
en lugar de la sonrisa del gato de Cheshire
-Saludos a Alicia- alcancé a gritarle de lejos.





Photo Colombian poet Raúl Henao FT Weekend Magazine
      Copyright © Piers Calvert 2013