viernes, 13 de diciembre de 2013

DANIEL MONTOLY


Mi foto


EL COLOR DEL VIENTO FRÍO

Viento frío
que has llegado para verme/ hallazgo introspectivo/
que en la noche
viene a abrazar a mi almohada/
yo siento su carne transparente ahogarme,
como maremotos/ como una lanza
que penetra en mi costado. /
Viento frío/que sobre mi cuerpo estornudas/
espantando el polvo acumulado/
por soñar que sueño vivo
en ese sueño, que los muertos/
no han soñado. /



10:23 AM

          Los muertos siguen a los vivos como sombras.
                                                        Bei Dao.

Al atardecer, crepúsculo entre la vida y la muerte
se sobrecoge en el transitorio miedo
con la monótona predisposición
de los jubilados.

Notan que los perros del vecino no ladraron hoy
como de costumbre.

-A las 10: 23 am
cubren el espejo con un paño blanco
colocan pétalos
de rosas rojas en las sábanas.

Dos copas vacías
ofrecen como testimonio
que, la muerte y el amor
hacen partes de la misma película
-arriban siempre por sorpresa.

Al amanecer, los pétalos lucen marchitos,
los perros aúllan ante el paso del cortejo fúnebre
que rompe con la memoria
confiscada a los muertos.



DOS BOLEROS NOCTURNOS

I

Bailamos
con los ojos puestos
en el pasado.
Ella era hermosa en la penumbra
cuando dió tres pasos
hacia su cuerpo
y la música me empujó
a la otra orilla.

II

El olor tibio
de aquellas manos
sobre mi boca;
el vaivén del flujo
que impulsa a lo desconocido,
que una vez
aprehendido, por el tacto
se hace carne, sustancia
que absorbe luz
en movimiento.





Daniel Montoly (Montecristi, República Dominicana, 1968)
estudiante de la carrera de derecho en la Universidad Autó
noma de Santo Domingo (UASD). Algunos de sus poemas
han sido traducidos al rumano, portugués, inglés y alemán.
Colabora activamente con diversas publicaciones literarias y
dirige el blog elwrongside de literaturatura hispanoamericana.