jueves, 3 de octubre de 2013

W.B.YEATS




HACIA EL CREPÚSCULO


Corazón desgastado, en un tiempo gastado,
sal de las redes del bien y del mal;
ríe, corazón, en el crepúsculo gris;
suspira bajo el rocío de la madrugada.
Tu madre Eire es siempre joven,
brillante el rocío y el crepúsculo gris;
aunque la esperanza pierdas y decline el amor,
y ardan en la lengua de fuego de la infamación.
Ven, corazón, donde las colinas se siguen,
pues es allí donde la hermandad mística
de sol y luna y hondonada y bosque
y río y corriente impone su voluntad;
y toca Dios su solitario cuerno,
y el tiempo y el mundo están siempre huyendo;
y el amor es menos que el crepúsculo gris,
menos la esperanza que el rocío de la madrugada.



W.B.Yeats, El crepúsculo celta, Trad. de Javier Marías, 4a. edición,
Madrid, Alfaguara, 1985, 185 páginas.