viernes, 25 de octubre de 2013

OSVALDO SAUMA








Asabis


La segunda ley es la Asabis,
la solidaridad de la sangre que une entre sí
a los miembros de un clan,
como si fueran un mismo cuerpo.

G. Virgil Gheorghiu
No conozco Beirut
ni los cedros del Líbano
no conocí a mi abuelo
ni a su padre el viejo Sheik

no sé ni una palabra en árabe
tampoco si provengo
de los Sunnitas o de los Chiitas
si fui fenicio navegante
en aguas del Mediterráneo
o si en otro tiempo cabalgué sobre Balbek
entre las tropas de Saladino el Grande

nací próximo a la línea Ecuatorial
a 10º latitud norte media
y 84º longitud oeste media
del Meridiano de Greenwich
y ya sé que no hay patria para mí
más que esa patria donde viven mis hijos

sin embargo
poseo una chilaba que cambié
a Mohamed en una calle de Tetuán
y bajo el influjo de esa vestimenta
me supe árabe entre los árabes
y antes de caer deslumbrado
frente a la belleza de la Alhambra
comprendí que preexistían
sus prodigios ornamentales
sus arabescos
y cuando por primera vez
supe de Gibrán Jalil Gibrán
recordé la historia que subyace
dentro del hilo común de nuestro Asabis.