viernes, 27 de septiembre de 2013

THANASIS KOSTAVARAS





Los perdidos


Me salvé.
Para irme un viejo miserable
lleno de arrugas desilusiones y errores

Gasté mi vida en detalles.
Sopesando ademanes y palabras.
Comprando caro con sangre y al final vendiendo barato.

Somos una generación que no tiene ya más que recuerdos
Vivimos el fuego y el miedo la soberbia y la amargura
la decisión y la negación.

Ahora acabados nos sentamos las noches y hacemos las cuentas
y siempre salimos perdiendo
(aunque aún no sepamos dónde debería estar la ganancia)
y sin embargo hallamos los golpes parciales
sobre todo eso: interminable en nosotros
la última herida.




Autobiografía


Viví como una fiera.
Atento siempre el oído.
Cambiando de rostro y de nombre
entre fusiles, hierros y cuerdas

En pozos echaron mi sueño.
Perros y alambres desgarraron mi cuerpo.
Nada me dejaron,
Sólo salvé mi silencio.

Viví mi vida como una fiera.


                       Versiones de Francisco Torres Córdova