lunes, 30 de septiembre de 2013

MARCELO MASOLA





                Lo efímero creciendo como ícono

                              (Fragmento)

                                        I


Tan áspero de amor como la tierra
lo divino
lo fugaz
              el demonio azul del juego brillando de salud
cavando                      sembrando de mitos los escombros

Todo corre
               aún
                   donde lo eterno crece
y bogando
asume su espectro de costumbre

El tiempo medirá la especie
                                   en la ruina propicia
                                                       alba del alba
                                 en los ríos de Babilonia
atropella la bruma universal
                     la epopeya que abomina
                                          abrasa
                                          abisma las altas murallas
                     mientras el corazón ronda el esqueleto
                                          la cal de los vivos
                     y acoge azucenas a manos llenas
el mineral     
           solemne     
pulcro
          frío                            que se volvió amarillo de
       tenerle

La noche en su cuerpo es testimonio     
                                   prueba desgraciada     
                                   hijo
                                   y alimento
Desnudas las mismas bestias del espíritu

Llamad
            llamad     
                      uniendo el ave a su vuelo     
                      emergen estandartes de los pozos 

                   hoy          ayer                     siempre
       vuelve a las uñas el ruido peculiar

los días                   afinan su albedrío

         como espejos

la onda                    y su espuma
                                          repiten el mar persistente
De pie

              alzando en oro la soledad
                                              extendida
              de término a término
                         en el nombre del que a sí mismo se creó

                     la ardua consagración
                                               ahora
                     surge en sí misma
suspende su tedio
                                               adelanta su presagio

                     distingue
                                  el presente
                     la sustancia capaz
                         el aliento que asciende
                            la impasible altura que guarda

neutral y feliz
su saber preciso
                     el hueco alucinante
              los pasos del antiguo cayado
       la tormenta borrando los rastros de las conquistas      
los climas en su origen
              la mezclada saliva humedeciendo
              casi enhiesta
                                    sin límite
                                                        al amor
              desde la eternidad con vocación de creador
                          los múltiples dilemas
                                                 las partes
                                                               el todo
           los seres que van y vienen entre las hondas llamas
       
           inquietante el disturbio
                                  la sorda lucha en el espacio
                           el infinito concretado en volúmenes
luces                        haces de tinieblas


                           luces                                      luces


Marcelo Masola(Córdoba, 1915. Córdoba, 1984). Obra poética:
Noche y día, 1950, El huésped, 1983. Zoodiacal y otros poemas,
1993, Noche y día, nueva edición, 2013.


Obra: HUESPEDES, acrilico traslucido, Eduardo Gálvis