lunes, 23 de septiembre de 2013

JOHN ASHBERY


John Ashbery final


♦♦

Las cosas no ocurrieron por sí solas. Trabajando como un equipo, Whitman enseñó el camino, también tomado por Frost y explorado por Pound. Eliot construyó el muro que la Generación Beat se encargó de derribar, levantando de la carretera las hojas muertas de la tradición. Los Confesionalistas, como Stevens, proponían una salida por debajo de cuevas o antiguas tradiciones.

En la comodidad de la crítica hablar de “escuelas” refiere a una clara homología entre las partes. Pero cada una de ellas, además de ser individuales, exceden en realidad su límites: basta pensar en las influencias orientales en la poesía de Kennet Rexroth –que tanto contribuyó a la de los Beatniks– para desacreditar las supuestas “comunidades (no una comunidad) de la escena pluralista de la poesía contemporánea en Estados Unidos”.¹

Nada de ésto ocurre sin los hombres, esos extraños…

En lo que respecta al resto de la literatura norteamericana, para no ser desprolijos, John Ashbery² representa el máximo exponente de la Escuela de Nueva York, “última” parada del camino recorrido.

Lejos de imponer un seguimiento de su obra, las preguntas versan sobre aquello mismo que no encontramos en sus poemas; mejor dicho, en lo que acontece en la búsqueda por el nombre del castillo.

De cualquier forma, Ashbery responde como un hombre, desde su experiencia, y le resulta un “honor saber que existen lectores de su obra en Buenos Aires”.

Como ningún castillo se sostiene por el aire, el agradecimiento por estas palabras es también para Eleanor Crawforth (Ed. Carcanet) que, trabajando como un equipo, posibilitó el encuentro con John.

Que sean del lector y del poeta las últimas palabras.

J.A: En el marco de las “tres clases de poesía” de Ezra Pound, me gustaría saber si está de acuerdo con los críticos que catalogaron su trabajo bajo el concepto de “Logopoeia”³. En ese sentido, ¿Considera relevantes estas “tres clases” en el contexto y emergencia de la poesía contemporánea?

J.A: Conozco estas tres clases de poesía de Ezra Pound, pero honestamente nunca fui un gran lector de su obra y esta clasificación se me hace un tanto arbitraria. Supongo que Logopoeia es la clase que probablemente encaje mejor que las otras dos [Melopoeia, Phanopoeia]  con mi poesía; y sí, las consideraría relevantes “en el contexto y emergencia de la poesía contemporánea”.

J.A: Como traductor de “Iluminaciones” de Rimbaud, me gustaría que nos cuente cómo vivió esa experiencia. También, teniendo en cuenta su conocimiento y admiración por este poeta… ¿Cuáles fueron las razones que lo llevaron a trabajar con él?

J.A: Viví junto a la poesía de Rimbaud desde que era un adolescente, aunque en ese momento mi francés era muy limitado y tenía que leerlo en una traducción. Siempre pensé que trataría de traducir las Iluminaciones en algún momento, y de hecho hice la primera, “Après le déluge,” [Después del Diluvio], hace algunos años.

El estímulo que finalmente me hizo trabajar en el libro fue una generosa oferta de un editor para que lo hiciera [Ed. Carcamet], sumado a una crónica escasez de dinero.


♦♦

[J.A:  Within the framework of the "three kinds of poetry" of Ezra Pound, I would like to know if you agree with some critics who rated your work under the concept of "Logopoeia". In that sense: Are this "three kinds..." considered relevant in the context and emergence of contemporary poetry?

J. ASHBERY: I know what Pound's three kinds of poetry are, but frankly I have never been a great reader of Pound and the three terms strike me as somewhat arbitrary. I suppose that Logopoeia probably fits my poetry better than the other two, and yes I would consider them “relevant in the context and emergence of contemporary poetry.”

J.A: As a translator of Rimbaud's Illuminations, I would like you to tell us how you lived that experience. Also, taking into account your own knowledge and affection for this poet... What were the reasons that led you to work with him?

J. ASHBERY I have lived with Rimbaud's poetry since I was a teenager, though at that time my French was very limited and I had to read him in translation. I had always thought I’d try to translate the Illuminations, and in fact had done the first one, “Après le déluge,” a number of years ago. The stimulus that finally got me working on the book was a generous offer from a publisher to do so, and a chronic shortage of cash.]



Δ (Entrevista completa en “Trabajando como un equipo «Questions from Buenos Aires Poetry to John Ashbery», Buenos Aires Poetry N°1, 2013).

———————

¹ James E. B. BRESLIN, “Poesía”, en Historia de la literatura norteamericana, Madrid, Cátedra, 2001.

² John Ashbery (Rochester, 1927). Se educó en la Academia Deerfield, graduándose en 1949 en la Universidad de Harvard, y en Columbia en 1951. Viajó a Francia, donde residió varios años con una Beca Fulbright, dedicándose a la traducción, además de la escritura. Desde 1970 fue profesor en el Brooklyn College y posteriormente en el Bard College. Su trabajo poético, ha sido reconocido a través de numerosos premios, tales como el Pulitzer o el Nacional del Libro.


³ Ezra Pound afirma que la poesía puede ser impulsada más allá de su significado de tres modos: 1) melopeia, cuando resaltan sus cualidades musicales, 2) fanopeia, las imágenes visuales, 3) logopeia, “la danza del intelecto entre las palabras”, el juego de la mente sobre toda las facetas de la manifestación verbal.