domingo, 11 de agosto de 2013

TAHA MUHAMMAD ALI





Té y sueño


Si hay, encima del mundo, un soberano
cuya mano dispensa y arrebata dones,
por cuyo mandato se esparcen las semillas,
por cuya voluntad maduran las cosechas,
en mis plegarias le ruego,
cuando se acerque la hora de mi muerte,
llegados mis días a su fin,
me permita sentarme a beber un sorbo
de té claro, poca azúcar,
en mi vaso predilecto,
a la sombra tranquila,
una larga tarde de verano.
Y si el té y esa tarde postrera
no me fueran concedidos,
que llegue entonces mi momento final
con el sueño sosegado, tras el amanecer.

Si alguna compensación me fuera dada,
pues en mi estadía en este mundo
no destripé ninguna hormiga,
y al huérfano jamás despojé de su moneda,
y a nadie engañé con las medidas de aceite
ni mancillé el velo de una sola golondrina;
yo que siempre encendí un cirio
en la capilla de nuestro señor, Shihab a-Din,
las noches de los viernes;
que nunca intenté derrotar a mis amigos
o a mis vecinos en los juegos,
ni siquiera a los conocidos;
yo que nunca robé trigo ni grano
ni hurté herramientas
pediría
que ahora, para mí, se ordene
que una vez por mes,
o cada dos,
me sea permitido ver
a aquella cuya visión me ha sido denegada,
desde el día de nuestra separación,
cuando éramos jóvenes.

En cuanto a los placeres del mundo por venir,
lo único que pido es
la bendición del sueño, y té.


                                            Trad. de Avilio Moreno


TMA es uno de los principales poetas palestinosEs autor de tres 
volúmenes de poesía en árabe: Cuarto qasida , engañar a los asesinos ,
y fuego en el Convento . Su primera colección en Inglés, Never Mind: 
Veinte poemas y una historia , apareció en 2000. Poemas individuales 
de la colección fueron traducidos por Peter Cole, Yahya Hijazi y Gabriel 
Levin. Popular entre los lectores árabes de Israel y Palestina por su tra
bajo políticamente complejo y sensible, Ali es un poeta autodidacta que 
comenzó a publicar a la edad de 52.