sábado, 31 de agosto de 2013

ELIO VITTORINI





«No porque soy, como todo el mundo sabe, un militante comunista se debe pensar que éste sea un libro comunista. Buscar en arte el progreso de la humanidad es algo muy distinto que luchar por ese mismo progreso en el terreno político y social. En arte no cuenta la voluntad, no cuenta la conciencia abstracta, no cuentan las persuasiones racionales; todo está ligado al mundo psicológico del hombre, y nada nuevo se puede afirmar que no sea descubrimiento humano. Mi pertenencia al Partido Comunista indica por lo tanto aquello que quiero ser, mientras que mi libro solamente puede indicar aquello que en efecto soy. Hay en mi libro un personaje que pone al servicio de la propia fe la fuerza de la propia desesperación de hombre. ¿Se le puede considerar un comunista? El mismo interrogante está suspendido sobre mi actividad de escritor.»
  

                                                            Trad. Pilar García