jueves, 6 de junio de 2013

THOMAS KINSELLA





Wyncote, Pensilvania: Glosa


Un sinsonte, posado en una rama
tras la ventana donde escribo,
engulle un fresco brote carmesí,
se sacude unas pocas gotas
lustrosas de su ala, y sale
al encuentro del cielo anubarrado.

Otra tormenta que se acerca.
Bajo esa luz de cobre
mis papeles parecen luminosos.
Y yo debo ponerlos desde ahora
bajo un cuidado aún más atento.

                                                  Trad. Jordi Doce


Palabras de Jordi: “descubrí este breve poema de Thomas Kinsella
(Dublín, 1928) en la imprescindible antología con que su colega y con
temporáneo Michael Longley resumió cien años de poesía irlandesa
(20th-Century Irish Poetry, Faber & Faber, 2002). De Kinsella se in
cluye su más célebre «Hen Woman» y esta breve epifanía, un ejem
plo decantado de esa poesía de la naturaleza que los autores de len
gua inglesa dominan como nadie. El título puede parecer enigmático
pero es un homenaje implícito a Ezra Pound, cuyos padres vivieron 
durante años en el pueblo de Wyncote.