martes, 26 de marzo de 2013

GERARDO LEWIN




Nocturno


Una palabra me despierta en la noche.
Allí está, temerosa,
en el cuarto contiguo.
Tras la puerta entornada
una palabra aguarda en la oscuridad.

Ha estado allí por años,
perdida entre cuadernos, náufraga.
Quise decírtela hace un tiempo.
Amor mío, amor mío.
Quise decírtela: amor mío.

Ahora es la noche.
Un llanto suave como liquen
llega hasta mí,
mendigando un lugar en la cama.

Una nada viscosa discurre en el silencio.
¿No habíamos decidido ya
este destino de incendios postergados?

La palabra se dispersa en susurros,
como una greda de hielo,
cobijándonos.

Regresa al sueño, amor.
Déjate arrullar
por una nube pasajera,
por un viento.

Despertaremos siendo
opuestas caras
de una moneda arrojada a la duda,
cenizas de preguntas extraviadas
en la maraña de los atardeceres escindidos.

Duerme, amor mío.
Yo monto guardia en la mitad del mundo,
yo sigo vigilante hasta que todo calle.

Ya la aurora con sus rosados dedos...


                    de "Amores Muertos", Ediciones "El Jabalí" / 2003.


Gerardo Lewin, poeta y traductor.


gracias Catalina Boccardo  intercuerpos.blogspot.com.ar