viernes, 26 de octubre de 2012

HUGO VON HOFFMANSTHAL





Donde me acerco, donde aterrizo


¡Donde me acerco, donde aterrizo,
allí, en la sombra y en la arena
se me unirán
y me regocijaré,
atado con el lazo de la sombra!



El poeta habla


El poeta habla:
No hacia los soles del viaje prematuro,
no hacia las tierras de tardes nubladas,
vuestros niños, ni ruidosos ni callados,
sí, apenas nos es reconocido,
de qué misterioso modo
la vida al sueño arrebatamos
y a él con callada guirnalda-viña
del manantial de nuestro jardín nos liga.



Tercetos acerca de la transitoriedad


Aún me percato de sus respiros en las mejillas:
¿cómo puede ser que estos días cercanos
se hayan ido, para siempre idos, totalmente?

Esto es algo que nadie del todo percibió
y a menudo es tan terrible como para quejarse:
que todo escurrió y huyó

Y que mi propio yo, por nada obstaculizado,
se deslizó sobre un niño pequeño
como un perro inmensamente mudo y extraño.

Entonces: puesto que yo también fui hace cien años
y mis antepasados en la mortaja,
conmigo mis padres son como mi propio pelo,
tan uno conmigo como mi propio pelo.


Hugo von Hofmannsthal (Viena, 1874 -1929), poeta, dramaturgo, 
narrador y ensayista austríaco.