sábado, 25 de agosto de 2012

DANIEL BATTILANA





HOMOTEXTUS


Yo esperaba el aguacero de la intimidad.

Hundido en su tronar eléctrico
llenaba mis sentidos de horas,
capaces de irritar lo invisible.

Por extraña, me sacudí tu voz
de toda lengua textual.

Siempre queda la noche
donde la puso el delirio tenso de los significados
y en álabe de mi brazo signifiqué que estuvieras
tensa para mis manos.

Lo sagrado es ancho y deja que lo habiten tus dedos.
(se deja por tus dedos)

Qué no hice oculto en la delgada apariencia de lo simple,
porque no haga tu boca una intemperie conmigo.

Acaba el día
en un acto infecundo de fe partida sin nosotros,
el acecho de la resistencia no tiene cuerpos.

Yo esperaba el aguacero de la intimidad.

Siempre queda la noche
donde te puse el delirio.


DB, sinólogo, Buenos Aires, 1962. Poeta, narrador, ensayista y 
músico.


DANIEL BATTILANA




EL ESCUDO VACIO


Minones y Edades peleadas
La codicia las fomenta, Oscovoflitas en desgarro pegan
Habrá Minones a donde vamos y Adanes y Edades si vamos.

Ovoflontes cercablarán
Cartonámbulos recogerán.

Ellos… esos se empobrecen de memoria

El escudo es sanador
por detrás lo oscurece el alivio


Pegan los olvidadores civiles
camuflados de instituciones

Su mente es una feria (orden es violencia)

En la mugre se arriesga un Ovoludens, trata
con correas de sujetar o salvar la caja de Pandólar.

Y Minones se hacen copulantes anónimas
Cogerontas y Pajerarfias en cuchillos de carne
lamen la noche.

El escudo es sanador
te empobrece de memoria.

El ovoludens se protege con lenguaje de látex
y se lo mete infecundo… Se lo mismo agita
se lo prohibe inmolado con falo de hule.

En una antorcha de barro termina el día
sorprende sin escudo a los creyentes

Te hablarán que salpica el creyente.

Todos celando el huevo
Velándose vivos.

Ya, seguro que salpica, amargarás.

Los brazos de la noche
miran tu basura.

La memoria del escudo.




HÁMAGO


Llueve tan bien y pone miedo;
un enorme niño
ayuna a piedra amarga.

La distancia es testigo
de semejante daño.

Una parte de esa tristeza
a manera negra
despide un ligero horror.

Seca ya
la parte extrema de los dedos
la tarde se empeora…

Una niña consagra sus ojos
a la noche, apenas un trago
en la imperfecta espera.

Llueve tan bien
que es cosa seria,
no tengo palabras en la fuerza.

El agua inaugural
estaña un peligroso brillo
de madera.

Nadie olvida ya
y en los párpados
cicatriza el tiempo.


DB, sinólogo, Buenos Aires,1962. Poeta, narrador, ensayista 
y músicoRealizó estudios de Antropología Filosófica e Historia 
de las Religiones(Anthropologie philosophische Geschichte der 
Religionen Hanóver-Universität). Es Magister en Historia del 
Arte del King´s College of London, con tesis sobre Ausencia y 
lenguaje y La exaltación del vínculo poético.
Es miembro de la Asociación Argentina de Epistemología y Psi
coanálisisHa sido incluido en cinco antologías poéticas y de 
relatos.

TOMAS TRANSTRÖMER




BÁLTICOS


II

El viento sopla en el pinar. Un susurro pesado y ligero.
El Báltico susurra también en medio de la isla, en lo más profundo del bosque uno se encuentra en alta mar.
La vieja odiaba el susurro de los árboles.
La melancolía petrificaba su rostro cuando se 
levantaba el aire:
"Hay que pensar en los que están en alta mar."
Pero ella oía también otra cosa en el susurro, igual que yo, somos parientes.
(Vamos paseando juntos. Ella murió hace treinta años.)
Susurra sí y no, acuerdos y malentendidos.
Susurra tres hijos sanos, uno en el sanatorio y dos muertos.
La poderosa corriente que infunde vida en algunas llamas y apaga otras. Las circunstancias.
Susurra: Sálvame Dios mío, las aguas se me están metiendo en la vida.
Uno sigue andando un buen rato y escucha y llega entonces a un punto donde las fronteras se abren
o más bien donde todo se convierte en frontera. 
Un lugar abierto hundido en las tinieblas.
Las gentes salen en tropel de los edificios débilmente iluminados que lo rodean.
Murmullos.

Una nueva ráfaga de viento y el lugar vuelve a quedar desierto y silencioso.
Una nueva ráfaga de viento, trae un murmullo de otras costas.
Nos habla de guerra.
Nos habla de lugares donde los ciudadanos están sometidos a control,
donde las ideas se construyen con salidas de emergencia,
donde una conversación entre amigos se convierte realmente en una prueba de lo que significa la amistad.
Y cuando uno está en compañía de gentes que no 
conoce demasiado bien. Control. No estaría de más una cierta sinceridad pero entonces es indispensable no perder de vista eso que flota por el borde de la conversación: algo oscuro, una mancha oscura.
Algo que se puede colar de rondón y destruir todo. 
¡No lo pierdas de vista!
¿Con qué podríamos comprarlo? ¿Una mina?
No, sería demasiado concreto. Y quizá demasiado pacífico –porque en nuestras costas casi todas las historias de minas acaban bien, el terror limitado en el tiempo. (...)

              Traducción de Francisco J. Uriz 
              Poesía Sueca contemporánea. 
              Litoral.



ALLEGRO

Toco Haydn después de un día negro
y siento un sencillo calor en las manos.
Las teclas quieren. Golpean suaves martillos.
El tono es verde, vivaz y calmo.
El tono dice que hay libertad
y que alguien no paga impuesto al César.
Meto las manos en mis bolsillos Haydn
y finjo ser alguien que ve tranquilamente el mundo.
Izo la bandera Haydn -significa.
"No nos rendimos. Pero queremos paz".
La música es una casa de cristal en la ladera
donde vuelan las piedras,
donde las piedras ruedan.
Y ruedan las piedras y la atraviesan
pero cada ventana queda intacta.

                             Traducción de Roberto Mascaró.

De El cielo a medio hacer (1962), incluido en la 
antología Deshielo a mediodía(Editorial Nórdica).

                                           
TT(1931, Estocolmo), se licenció en Filosofía y 
Letras. Colaborador de la revista Upptakt. Su 
primer poemario (17 poemas, 1954), fue una 
sensación literaria que colocó al autor en un 
lugar privilegiado entre los poetas de su genera
ción. 

CHARLES BUKOWSKY




VIDAS EN LA BASURA


el viento sopla fuerte esta noche
y es una viento frío
y pienso en los muchachos
desocupados.
espero que algunos de ellos tengan
una botella de tinto.


es cuando estás en las malas
que te das cuenta de que todo
tiene dueño
y de que hay cerraduras en
todas las cosas.
así funciona la democracia:
agarra lo que puedas, trata de
mantenerlo
y agrégale algo
si es posible.


así funciona la dictadura
también
solo que ellos esclavizan o
destruyen a sus desamparados.
nosotros simplemente
olvidamos
a los nuestros.


en cualquier caso
es un viento
muy frío.


                       traducción de Federico Ludueña


ROGER WOLFE





LA TORTURA, VIEJO Y LITERARIO GÉNERO...


Me hablaba
del cielo de Esmirna,
de las doradas cúpulas
que alumbraba la tarde veneciana,
del aire perfumado y cómplice de ciertas
umbrosas callejuelas tunecinas, la belleza
inenarrable de Florencia,
y –cómo iba a faltar–
de ese cafetín donde en Lisboa
martirizaba los versos el Poeta...

Hay gente en ocasiones que desea
que fuera un libro, para así
poder cerrarla con un sonoro y seco
golpe de la mano, sin marcar la página,
y devolverla luego para siempre
al lugar en que por derecho
corresponde:
los mustios anaqueles
de una rancia biblioteca.

                       de Días perdidos en los transportes públicos,
                       Ed. Anthropos



LA ÚLTIMA NOCHE DE LA TIERRA


El mirlo de todos los años ha vuelto a visitar mi casa
y todavía sigo aquí.
Su música no cambia y eso ya lo he escrito.
Pero mi trabajo es constatar lo obvio
y eso es lo que el mirlo me viene a recordar.
El tiempo pasa, la gente se hace vieja, se muere,
por su propia mano o con ayuda.
Las palabras van bajando por el desagüe
de lo que alguien ha llamado la intrahistoria.
Todo fluye y se pierde, los ríos en el mar,
el mar en la inmensidad inabarcable del cosmos,
el cosmos en la nada de la que no debió salir.
Mientras tanto tecleamos.
Un sordo tamborileo contra siglos de muerte programada
y un futuro de certera incertidumbre.
Un batallón de patéticos amanuenses del olvido
exigiendo dos camisas para el camino hacia el patíbulo
Pero no es el frío el problema, sino el miedo.
Y es el mirlo, en su ignorancia, el que sabe la verdad.
Cumple sin la más mínima estridencia
el ritual que le ha impuesto la biología.
Luego morirá. Sin epitafios, como éste,
que se deshagan con una mueca indiferente
entre las llamas de la última noche de la Tierra,
cuando nadie entienda ya ningún significado,
si es que algo tuvo sentido alguna vez.


                                       de Arde Babilonia. Ed, Visor



BORIS VIAN




La vida es como una muela...

La vida es como una muela:
Al principio ni se piensa en ella
Con masticar uno se contenta
La cosa pronto se pone fea
Te duele, y uno se aferra
Y uno la cuida y los malos días
Y para que uno sane del todo
Habrá que sacártela, la vida.


Primer amor
                               a Jean Boullet

Cuando un hombre ama a una mujer
De entrada, la sienta en sus rodillas
Tomando cuidado de levantarle el vestido
Para no estropear sus pantalones
Porque tela sobre tela
Gasta la tela
Enseguida, verifica con la lengua
Si a ella la operaron de las amígdalas
Si no sería contagioso
Después, como hay que ocupar las manos
Busca, tan lejos como pueda
Y rápido constata
La presencia efectiva y real de la cola
De una laucha blanca manchada de sangre
Y tira, tiernamente, del hilito
Para tragarse el tampax.




PETER VIERECK




DESDE LUEGO QUE NO


El paisaje más feliz que hayan visto mis ojos -
pinos, cascada y un prado majestuoso-
es el paraje que llaman Estanque del Paraíso,
en Smith, Northhampton.
Después viene un seto, y más allá un hospital.

Mi chico de tres años me miraba
mientras contemplaba esta vista,
cuando una vez más me di cuenta de lo ambiguo que es todo.
Él también tiene sus dogmas; él da por hecho que es verdad
que un dolor se pasa con un beso.

Mis ojos estaban tan llenos del Estanque del Paraíso
que coincidí con mi hijo por un instante tan frágil
como los setos que ocultan el Hospital del Estado

de Massachussets, repleto de locos y heridos. ¿Es por falta de
un beso que el Estado de Mass. necesitó una casa como esa?
Desde luego que no. O, pensándolo mejor, realmente sí.



                                                             Trad. Jorge Ordaz



JOHN BERGER




CONTADORES DE HISTORIAS

Escribiendo
acurrucados junto a la muerte
somos sus secretarios

leyendo a la luz de la vida
completamos su libro mayor

donde termina ella,
colegas míos,
empezamos nosotros, a ambos lados del cadáver,

y cuando la citamos
lo hacemos
sabiendo que la historia está a punto de acabar.


                               *****


     Una noche, paseando por el campo en las cercanías de Prijedor, en Bosnia, vi, bajo unas hojas de hierba, la luz verde ámbar de una luciérnaga solitaria. La cogí y me la puse en el dedo; brillaba como un anillo con un ópalo eléctrico. Conforme me iba acercando a la casa, la competencia de las otras luces se hizo demasiado intensa, y la luciérnaga apagó la suya.
     La puse en unas hojas sobre la cómoda del dormitorio. Cuando apagué la luz, la luciérnaga volvió a brillar. El espejo del tocador estaba enfrente de la ventana. Si me tumbaba de lado, veía una estrella reflejada en el espejo y debajo, en la cómoda, la luciérnaga. La única diferencia entre las dos era que la luz de la luciérnaga era un poco más verde, más glacial, más lejana.


BERNARDO SCHIAVETTA




La poesía de los otros

airosa esplendorosa milagrosa
calurosa ardorosa fervorosa
numerosa anchurosa generosa
memoriosa lustrosa marmorosa

praderosa olorosa nemorosa
ruborosa amorosa primorosa
vaporosa borrosa penumbrosa
umbrosa soñorosa vagarosa

morosa pesarosa quejumbrosa
suspirosa llorosa dolorosa
ojerosa onerosa impudorosa

escabrosa asquerosa mentirosa
cancerosa horrorosa estertorosa
desastrosa astrosa leprosa prosa


                       de Fórmulas para Cratilo (1990)






                                                               Uróboro, 1988



BS(Córdoba, Arg., 1948). escribe poesía y narrativa en castellano
y en francés. Radicado en Francia desde 1971, ha cofundado y co
dirigido (1997-2010) dos revistas. Ha publicado poesía : Diálogo(
Valencia, Prometeo,1983), Espejos (Madrid, Fundación Loewe, 1990)
Entrelíneas, (Córdoba, Arg., Alción, 1992), Con mudo acento(Barcarola,
1996) ; teoría literaria: Le Goût de la forme en littérature(Noesis, 2001)
y traducciones al francés de Borges, Eco, Sarduy, etc.