viernes, 10 de agosto de 2012

PATTI SMITH


patti smith


“Robert me fotografió cuando cumplí cuarenta, 
mientras grababa Dream of Life. 
Me hizo sostener una mariposa azul, el símbolo 
de la transformación. 
El invierno siguiente tomó nuestro retrato familiar 
en su estudio de Nueva York, la última vez que fui fotografiada por mi amigo. Poco después, Robert nos visitó cuando grabamos la canción para mi hijo, The Jackson Song. No estaba bien, y se acostó en un sofá 
en el estudio. Tocamos la canción dos veces. 
La segunda fue lo mejor que pudimos hacer… Yo miré 
a través del vidrio y vi a Robert, durmiendo, lleno de 
paz. Fred estaba parado a su lado, llorando en silencio”.


Tomado de los diarios de Patti Smith

SYLVIA PLATH


roja e inclinada


Amapolas en julio


Pequeñas amapolas, pequeñas llamas del infierno,
¿No hacen ustedes daño?

Ustedes refulgen. No puedo tocarlas.
Pongo mis manos en medio de las llamas. Nada se incendia

Y me agota mirarlas
Refulgiendo así, arrugadas y de rojo claro, como la piel
            de una boca.

Una boca recién sangrando.
¡Pequeñas y sangrientas faldas!

Hay humos que no puedo tocar.
¿Dónde están tus opiáceos, tus nauseabundas cápsulas?

Si pudiera sangrar, ¡o dormir! –
¡Si mi boca pudiera casarse con una herida como ésa!

O tus licores se filtraran hacia mí, en esta cápsula de vidrio,
Atenuándose y calmándose.


Pero sin colores. Sin colores.



             © Traducción de Juan Carlos Villavicencio

ADRIÁN CUASSOLO




       INUSITADO CLAMOR DEL SÁNDALO


vergas vergas vergas vergas vergas vergas vergas
porongas porongas porongas porongas porongas
pinchilas pinchilas pinchilas pinchilas pinchilas

guascas guascas guascas guascas guascas 
                                                               guascas

pijas pijas pijas pijas pijas pijas pijas pijas pijas
toronjas toronjas toronjas toronjas toronjas toro
                                                                           n
                                                                             jas

pingos pingos pingos pingos pingos pingos pingos 
chotas chotas chotas chotas chotas chotas chotas 

porongas vergas pijas
              pinchilas guascas toronjas

                             pingos y chotas: vergas vergas 
porongas
          pijas guascas
                             chotas


AC(Carrilobo, Cba). No poeta. A través de la hiper
casera editorial "entreCaníbales", me he publicado: 
Jack in Yorkshire und pputia(2007)Lezarmadero
(2009), Temen creppúsculos de nalgas(2011)
Camalyón culiau(2013).

DANIEL MARTUCCI





Peste Bufónica


hartó

¿terminó mal
                       antonin artaud?
¿o está bien muerto en su ataúd de pus ardida
                                       harto de hipócrates
                                             y otras injurias de la ley?
                   : antaud desfigura edipos
                             triturados con su morisqueta de afear
       se iba o fue por tragar brujas kabuki
                  cucos mexicanos burbujeantes como moscas
          escandilado
desparrama sus perlas de miedra
                             sobre los secos institutos
                    ¿qué hacés antrod? ¿no te dejabas agregar?
: en el esfuerzo      estreya
                   brota de ojal u ojete un antodyn artod
                                    flamante de sí mismo que
                        deja su cáscara o cascárria
                      flotar en las viejas cloacas del paris
                     “¿cómo se entiende?” preguntaron miliviles
     -deshago imperfetos     embocados    esquizitos
                                           arruino
                                                  los antojadizos antifaces
                tram       truc       antrin     antrok
              eso no te podían permitir
                         ni te permitían poder artodyn
: indujeron la falta hasta por las cucas arteriales
                    te cayeron
                             íste de la curda realidad
                                       a esta famélica ficción
            en que muerto estás en tu artaúd
              ¿o seguís produciéndote en la fricción
                                   destos trozos de tramoya
                        partís flujos
                      como si fueran cuerpos de crujir
                                          deseantes de vos
                                                            antonito?
                                eso no se sabe
                estamos como monos que hacen grazia
: quizás vendrían nuevas especies trans umanas
                   a empalmar los siete sexos
                             que se abren
                         a tu nabe de agujeros
                        por ahora      solo
                                     nos queda desarmar
            la vida muerta
despeyejar
                el animal humano
                                           y el artilujio
                       de enterrarlo
        en la garganta gigante de la lengua


Daniel Martucci publicó además de Peste Bufónica, reeditada 
en 2012 por Lamas Médula, El alma del murgón (teatro, 1987)
y Cámara Profana(poesía, 2004). Su libro Fixionauta integra 
La Cactus Collection. Fue coguionista de la película El túnel de 
los huesos (de Nacho Garassino), estrenada en 2011.



AMELIA BIAGIONI




ME DISTRAJE UN MOMENTO


Todo,
lo que está y sucede,
era un túnel
quieto
y en él, sola,
yo corría, corría.
Sin querer, sin etapas,
adiós, adiós
aunque a veces un ojo débil, fiel,
ciérrate,
se me atrasaba,
apúrate,
llorando sobre un día.
Sin poder asirme
a un pájaro, una mano, un fruto,
adiós, adiós
arrancarme
del amor sucesivo,
partir partiéndome,
dejar atrás,
pasar por todo,
honda, ligera, rota,
viva,
siempre marcharme
para ser nostalgia.
Pero un instante me distraje
sin tomar precauciones,
un instante
en que alguien vino de mi espalda
y cambió todo.
Fija, vaciada, ausente,
un agujero soy
por donde pasa el mundo,
veloz, sin detenerse,
agitando sombreros,
se escurre en mi vacío,
cómo huye.
Oh puerta, piel, árbol jadeantes,
¡paren, basta!
Suplico sin lengua,
me interpongo sin cuerpo.
Es inútil,
adiós, adios
Y todo lo que pasa
y se aleja cantando
con feroz alegría,
no vuelve, no recuerda.

 
Amelia Biagioni(Galvez, Santa Fe, 1916). Profesora en Letras.
En 1976 publica Las cacerías, distinguido con el Premio Jorge L.
Borges de la Fundación Argentina para la Poesía (1977) y con
el Tercer Premio Nacional de poesía (producción 1976-79).
En 1984 aparece su último libro, Estaciones de van Gogh, por
el que se le otorga el Segundo Premio Nacional de Poesía en
1988 -87. Falleció en el año 2000.

LUCIO L. MADARIAGA

 


DESPERTAR A LO INFINITO

Despertar de un sueño en la levedad
de la temprana primavera.
Cúpulas, cúpulas, cúpulas.
Un mensaje.
De bronces, cúpulas, derruidas, incompletas;
Cercado de cúpulas.
Copas de árboles ostentosos hasta en su decadencia.

Percibir de golpe que tu mirada coronada
por el fragor de los cielos de los hombres
vislumbra en las gruesas gotas de la lluvia
el baile en vuelo de una mariposa purpúrea
que no se resigna a morir.

¡Así siente el ser que despierta a lo Infinito!

Y si nosotros buscadores de la maravilla
nos detuviéramos tan solo un instante,
con más entusiasmo continuaríamos por la senda
de lo inalcanzable y lo divino.
Y si un pequeño puñado de tierra se desvanece entre
los dedos recorriendo los senderos de la palma:

¡Eso es la esperanza!

¿Recuerdas qué viva te sentías mujer frustrada,
cuando te recostabas a la vera de los días
sin la recompensa inmediata de lo realizado?
En algún momento, el tiempo estará de nuestro lado.
No te quedes sólo con el pinchazo de la rosa.

Las hojas secas que migran en los vientos
viajan cargadas de ganas de ser nuevamente.
Y llevan consigo el anhelo de un nuevo árbol
que les sirva de hogar y confidente,
una raíz que resucite todas aquellas cosas
que no supieron admirar.

                                               2008



HUÉRFANO DE TIERRA

                                           A Iván de los Santos


Siento orgullo de aquel hombre que en su tierra
bebe el néctar en un cáliz de esperanza
y se pinta con aromas acechantes de la muerte
y huele a rojo, rojo-vida en sus entrañas.

Y yo que ando por esta vertical
   pampa de cemento,
a menudo me siento un despatriado
sin brújula, sin sur, al fin,
   sin pago.

¿Será que solo soy un trashumante
estancado en el olvido de un pantano
que arrebata el sueño no vivido?

Por qué será la tierra no me abraza,
permite echar raíces en su sexo,
coronar las raíces insurrectas
   en un claro,
¡No mas huérfano de tierra!

                                               2008



EL ARTE DE LA BÚSQUEDA

                                            A Pablo A.  E.  Bertozzi


Has desarrollado hasta el virtuosismo el arte
de la constante búsqueda
Es que has sabido moverte en soledad
Rastreador errante de oasis

Y tramas inconciencias, negaciones seculares
Y aspiras ha encontrar un submundo azul
Y lloras llanto de redención y no rendición

Mascullador imperenne del llano dolor
Desollador voraz de tu propia condición
Geométrica desventura raíz del amor
Trineo tirado por el trinar de la absolución

Es el futuro posible que no quiere morir
Es que te has acercado a la poesía, maldito:
Tu sacrificio es mi alimento, hermano

                                                             2009



INCIENSOS


I

Qué incienso crearán con el follaje de
una tierra arrasada

II

Cuál será el aroma pendiente para
resolver lo insignificante

III

Quién muriera en mi nacimiento y
me dejara su espacio

IV

Cómo volaremos apartados de nexos que
graviten al revés

V

Por qué es lentísimo en su exactitud el
volcán del origen

VI

Seremos capaces de restituir y destruir a
los progenitores

VII

Habremos agotado ya las vertientes más
perfectas de lo humano

VIII

Estaremos al borde de un abismo sin
un hueco en que caer

IX

Donde comulgarán las sales primigenias de
otras metamorfosis

O
Caeremos Volaremos Premoriremos Renaceremos
Gritaremos Cantaremos Cederemos Rebelaremos
O simplemente anularemos las tensiones y
agotaremos

f
  i
     n
         a
              l
es

                                           2010


LUCIO L. MADARIAGA(1985, Buenos Aires). Poeta
escritor y editorHijo de dos grandes poetas y ar
tistas argentinos, Francisco Madariaga y Élida Man
selli, es editor de los excelentes blogs literarios 
donde publica la obra de sus padres: www.elidamanselli.blogspot.com y www.franciscomadariaga.blogspot.com.

JORGE ARIEL MADRAZO


















PADRE, JINETE DEL RECUERDO

Desafió al caballo de vidrio
grandes jinetes lo azuzaban
se elevó jadeante
                  aquí va a haber que pelear
cayó abriendo cerrando sus alas
y yo quise ser él
así como en remotas tardes
comprendía oscuramente sus agresiones
                              actos de amor
Por último
no sabía ya ni cómo anhelante trotar
pero sí su muerte morir
sobraba todo gesto
era lo absoluto
el tiempo que torna a los orígenes

Papá el hombre que muere
debió caer para que la historia
completara ceremonias de su estertor

Tanta ropa de poner sacar
papeles gestos de su mano
fotos cuerpo que vivía
el cristal el caballo adivinado
agitó al fin sus patas terribles

Él fue sorbido por aquel hueco
se rompieron, alcanzó a susurrar
todas mis partes
                                            papá


ELLA

ella, la que murió
quiso brindarme hoy el blanco té del atardecer

Llegó con sonrisa y la usual falda azul
Abriole padre la puerta el distante saludo
ellos los remotos ocupan el brocal
el no aire              allí donde pesan sus cuerpos
faltantes

Ella la no viviente
sonríe vivísima y feliz
las manos únense al libar                el azúcar
sin carnadura la blusa infla el ala
los soleados senos                un rayo solar
en el ventanal

Volaba el alborear de la memoria
el verano             su amor oloroso
el sin tiempo meciendo su barca

Ella              la que no está
aquí estuvo y está
en el trasmundo donde sonrío
y bebo el blanco té

Padre háblale el triste
yo los miro y sonrío

Yo             el para siempre ausente
En esta escena



EL MORIR SIEMPRE OCÚRRELE A LOS OTROS

Cuerpos, rostros, voces
a los otros córtanles el hilo
el póstumo suero solitario

El universo         la iletrada magia esférica
baila con el otro             atroz saltimbanqui
El otro es invitado a tu tertulia
son los otros los que ofician el amor
los otros en el sexo de tu hembra

los otros en tu sábana mismísima



JAM(Buenos Aires). En poesía, publicó Orden del Día (1966), 
Blues de muertevida (1984), Cuerpo textual (1987), Para amar
a una deidad (1998), De mujer nacido (2003) y De vos (2008).
En narrativa, es autor de los libros de cuentos Ventana con Ornella 
y La mujer equivocada. Debió exiliarse en Venezuela durante la 
última dictadura militar argentina.