viernes, 10 de agosto de 2012

SERGIO RIGAZZIO


 


Oración a Neal Cassady

protégenos San Neal de la muerte
y espanta la muerte del camino

con polvo de tus huesos de risa
apuntando hacia el oeste ilumina
las señales
las ventanitas temblorosas
lo que vemos languidecer
a un costado de las rutas

refuerza las sandalias del pecador
y de los hombres sin fe
refuerza los frenos de los malos conductores
y los elásticos de las camas en las pensiones baratas

protégenos de las falsas alarmas
del cielo
de los distraídos
y de la luz mala de los patrulleros

sálvanos del tiempo que se pierde
de los que perdieron los códigos de las carreteras
y de los filibusteros
y las cabinas de peaje

cobija nuestras almas bajo la inmensidad
de las nebulosas
pasando a través de la noche
con ojos sacramentales
rumbo a lugares tan extraños como
Capilla del Monte
Bragado
o Membrillares

cobija los corazones de nuestros amores perdidos
y de los dulces enamoramientos imposibles
y cántales las canciones de Chet Baker
para que no sufran

déjalos pasar
déjalos volver
y que no cuenten los kilómetros
ni vean fantasmas en el espejo retrovisor

protégenos San Neal de la muerte
y espanta la muerte del camino



planeta de los simios

monos
monos
aterciopelados
carne de cañón
montañas de carne de monos
rugosos
llenos de pelos de monos
ardiendo
ajetreados
volviéndose
más monos que nunca
colgados de palmeras generosas
pero no por eso
menos monos
graciosos
crucificados de una u otra forma
bajo la ley de la jungla
monos felices
llenos de hidratos de carbono
piojos
ordenanzas
talco del laboratorio de Dios
monos por duplicado
hablando como gansos
dormidos como marmotas
monocelulares haciendo bip bip bip
monos rústicos
apergaminados
cibermonos en celo
manadas de monos
más o menos relajados como monos
una banana una fiesta
monos electrodomésticos
esperando que llegue la aurora
la felicidad
más cuotas
más bananas
monos cromagnon
monos de versache
oliendo
comiendo
cogiendo
rascándose como monos
pero sin entender lo que dicen los monos


Sergio Rigazio, poeta beatnik, Junín, Buenos Aires, Argentina.