domingo, 22 de julio de 2012

SANDRA TORO


Mi foto


ANGELES  Y FAUNOS

hombres pilosos con cara de faunos
hombres lampiños con cara de ángel
hombres que callan y asienten con la cabeza
hombres que vociferan y niegan con la cabeza
hombres de cara pilosa vociferando como faunos
hombres de cara lampiña callando como ángeles
hombres parados sobre sus dos pies encima de una cama
hombres acostados sobre su propio vómito debajo de una cama
hombres metiendo el dedo en la mujer que no desean encima
hombres que no pondrán un dedo sobre la mujer que desean debajo
hombres metidos en la cama con el dedo sobre la boca de una mujer
hombres sobre una mujer en la cama con el dedo metido en la boca
hombres faunos aparecen de súbito vociferando
hombres ángeles se desvanecen sin decir ni mus.



UNO DE MI

Arropada
en la comisura de tu boca
una linyera
despliega su sábana de diarios
si es de noche.
Se alimenta
de los besos que no das.
Tras ella tu silencio
es un perro
enredándose en sus trapos
y tus palabras
piedras
que los chicos arrojan
desde el puente
como si fueran flores.



SUPERTICIÓN


 “(…)su madera era un talismán contra el ahogamiento(…)               
la crueldad del fresno de que habla Gwion consiste
en lo nocivo de su sombra para la hierba o el grano.”

                                          Robert Graves,
                                                 La Diosa Blanca


Antes que la marea anegue mi garganta,
entre tus dos costados se extiende
la piedad de la crucifixión.

Hermano fresno, pura superchería
me enrosca a tu tronco que estrangulo
recuperando antiguas formas.

El cuerpo condenado a arrastrarse
por la ambivalencia de la lengua
por la manzana insípida.

Sea tu sombra la que niegue
a la hierba crecer sobre mi mármol
y tu raíz, la soga que someta
mi peso al peso del mundo
y de los hombres.