sábado, 18 de marzo de 2017

SAINT-JOHN PERSE


Resultado de imagen para saint john perse
     André Marchand, Saint-John Perse, 1961*


Imagen relacionada
ROBERT PETIT-LORRAINE, SAINT-JOHN PERSE, 
1961*



SAINT-JOHN PERSE: Elogio de la Poesía


He aceptado para la Poesía el homenaje que aquí se le ha rendido,
y que me apresuro a restituirle.
Con frecuencia la poesía no es enaltecida. Es que parece acrecentarse la disociación entre la obra poética y la actividad de una sociedad sometida a servidumbres materiales.
Separación aceptada, no buscada por el poeta, y que sería
la misma para el científico sin las aplicaciones prácticas de la ciencia.

Pero es, tanto del científico como del poeta, el pensamiento desinteresado que se entiende honrar aquí. Que al menos aquí no sean considerados como hermanos enemigos. Puesto que es la…..pdf


      * Las imágenes son propiedad de Fondation Saint-john Perse, Aix-en-Provence.


CAROLINA CONTINO


Resultado de imagen para carolina contino


4

Un gato que huele a hombre
(como un hueso que se sabe viejo)
es un gato pelo hombre mancha negra,
y en sus patas va locura
y su fauce es un suspiro
que muerde el beso
mansamente que recuerda
se enrosca el pelo negro
la mancha loca
se agita la vida escrita bajo el lustre
los ojos pescado
los ojos abiertos
el gato marcado,
perdida la suma de sus días buenos
marcado el gato
real, completo
lo bello
lo bello
pelo cuero lengua seda
animal de olvidos que peleaste,
y en la sangre va locura de hombres muertos.



19

Cómo aprender a bailar sin música
 sin compañera o compañero
 y con muy poco gasto…
Tango de salón
Tango fantasía
Paso doble
Corrido
Milonga
Fox trot
 como confites
Zapateo americano
Swing
y Vals
 piedritas de pecera de todos los colores
Ranchera. Cumbia. Bolero. Conga
voy a conducirme en ese salón social
como una Reina de la Primavera…
Es como comer, saludar, conversar
darme de narices en el suelo
y revolcarme con él
 hasta que la luz del día entra por las ventanas.
Es fácil.

                    De Hierro de madera, Editorial Melusina, 2001 




POST SCRIPTUM


Dime ahora todo será sellado después
volcará su luz de única luciérnaga en el borde de la noche
tejerán sus manos canciones de cuna y ninguna plegaria
Lo que ha de venir
Lo que vendrá tendrá también manos para asir
será dócil manso obediente
y aún en la más terca de las tardes
ostentará corazón fuerte para perdurar
y amplia sonrisa encantadora no de serpientes
Habla ahora todo habrá sido escrito después
Será tarde para volver
para decir yo no puedo no quiero
anochece me esperan
para huir
llagando
hacia el fondo perentorio de la noche
donde unos cuantos perros ladran, muertos de sed.

                                              aq


    /SUBLOG

domingo, 12 de marzo de 2017

RAÚL ARTOLA


La imagen puede contener: 1 persona
                            /photoAQUÍ


ENSUEÑO

De pronto la vi
a miles de kilómetros
doblada
con las rodillas
en sus pechos
gozada y gozosa
bella e inquieta
a miles de kilómetros
con un pañuelo
en la boca la vi
para que sus padres
no la escucharan
gemir.



FRANCISCO BITAR


La imagen puede contener: 1 persona, sentado, tabla e interior
                           /photoAQUÍ/


EN EL CANASTO


De chico yo pensaba
que todos los tipos
sentados en una plaza
eran mi viejo.
Me lo contó mi vieja
cuando él murió.
Ella me traía en bicicleta
de su trabajo en el frigorífico
porque en ese momento
no tenían con quién dejarme
y yo me daba vuelta en el canasto
y miraba a los hombres en los bancos,
hombres que a mediodía
se fuman el último pucho
antes de volver a casa
o pasan de noche por el bar
a tomarse una cerveza
y miran la ciudad por la puerta
a través del cartel de abierto
que dice cerrado para adentro.


                   de THE VOLTURNO POEMS (Ivan Rosado, 2015)


FERNANDO CALLERO


imagen



Una cacería rápida


En ayunas salgo a ver amanecer
todavía están prendidas las luces del Centro
Armo un bigote rubio de tabaco y fumo
contra el aire frío
Los pastos congelados, el tanque de oxígeno
Las cabañas familiares alineadas
contra el cerco de pinos negros
Pasa un ordenanza, saluda: buen día
está muy desabrigado
Se apagan las luces y se abre el resplandor
Dos calandrias gordas picotean deshechos
mi nervio adormecido. Toda la noche
de un tirón soñando con un hombre
que me quiere vender matas perfumadas
para ahuyentar los mosquitos
cuando arrimo la nariz, se desperezan
Son animales extraños
que hay que domesticar
Yo los rechazo, son mamíferos
no sabría qué hacer con ellos
Servirles la leche temprano
para que no se vuelvan locos
y empiecen a destruir con sus hocicos
la tranquilidad


/fernando-callero-versos-de-un-agradecido

sábado, 11 de marzo de 2017

YAMIL DORA


La imagen puede contener: 1 persona, sentado, tabla e interior
                          /photoAQUÍ


habito el tiempo que dejan
a veces
sin uso los muertos

un viento me inclina
a partir

un viento que viene de lejos

un viento que sopla de noche
y apaga la velas
que enciendo

te fuiste y tu tiempo quedó


te fuiste y yo habito tu tiempo



SILVIA CASTRO


La imagen puede contener: 1 persona
                                                 FOTOAQUÍ


Piernas como mejillas


Piernas como mejillas, quizás de mujer
en la curva rasurada de la oscuridad.

Pasan las horas, el vello crece y raspa.

Difícil acercarse al linaje de pieles
pedir por los difuntos, por la madre que sí
por el padre que nunca.

Entre las piernas una boca de tormenta.
Sus fluidos, milímetros caídos
se miden los largos.
La humedad es un barbero
que los saca de quicio.

Mejillones
cuando están blindados
y no hay uña ni golpe posible
ni perro pidiendo por los restos.

Con tal rugosidad marina, costra azul
los labios dan respingos en la pieza coral.

Todo lo elemental es sensible al tacto.

Los bulbos pilosos reaccionan
con asperezas por fuera de la tonalidad.

Besos que no harán olas pero empañan el espejo
abren el camino entre ciegos y mudos.

La carne es un diluvio
todo lo que se mueve
desemboca en el mar.

El sedimento guarda las formas
como una mano que aprieta el agua.

Sólo cabe un dedo, señala
en la superficie pulida
el filo de tu rostro.




Blur


Me siento vacía
si no estoy adentro.

Asiento.
Asiento.

Digo que sí para quedar así.
Escribo sin lentes.

Digo que sí
ciegamente
violentamente.

Con todos los dados en posición
los puntos
efervescentes
evanescentes.

El tiempo es un cubilete
donde estoy y no estoy.

Al  otro lado del río
Paronomasia y Homonimia
tiran flores al agua.

¿Quién se salva y quién se ahoga?

Pierdo la vista en la chica Schrödinger.

A todo digo que sí
con tal de verte.

Y juraría que te vi.