sábado, 14 de julio de 2018

JOSÉ KOZER


Resultado de imagen para JOSE KOZER

Resultado de imagen para jose kozer

Resultado de imagen para jose kozer

Resultado de imagen para jose kozer

Resultado de imagen para jose kozer


Dime cómo imaginas el mundo y te diré en qué orden te incluyes, a qué sentido perteneces, escribió alguna vez Severo Sarduy. Durante mucho tiempo se vinculó tu poesía con el Neobarroco. ¿Qué dirías hoy que fue el Neobarroco? ¿Un método? ¿Una matriz interpretativa? ¿Una lista alocada? ¿Una red?

El Neobarroco ha sido y es una de varias maneras de enfrentar el mundo, actualizarlo desde una cierta tradición europea y muy de la lengua española, rehaciendo, rectificando, reconfigurando los espacios de creación artística, poética (en mi caso) y en última instancia espiritual, y desde lo espiritual con una fuerte vertiente religiosa, no en sentido ortodoxo sino abierto a las diversas corrientes que conforman, en parte confirman, el mundo actual, su realidad. Más que un método me parece ser una manera, algo que al suscitarse la escritura se pone de manifiesto por necesidad interior…



THOMAS LYNCH





Thomas Lynch / De poetas y tumbas

                               Por Adriana de la Espriella

El Malpensante N° 54
Mayo - Junio de 2004

Thomas Lynch es un escritor muy poco convencional. Sus días no sólo transcurren entre libros y manuscritos, como supone uno que transcurren los días de los escritores, sino también entre ataúdes y muertos. Desde hace cerca de treinta años, Lynch es director de la funeraria de Milford, una pequeña ciudad del estado de Michigan al nordeste de Estados Unidos. El oficio lo aprendió desde niño, al lado de su padre. Cada vez que se muere una persona en Milford, Lynch se encarga de recoger el cuerpo, de embalsamarlo, de organizar los detalles de la velación, de la ceremonia, de ordenar las flores, los obituarios y de llevar al muerto hasta la tumba, el crematorio o el sepulcro que hayan escogido para él...tumbas


JACK GILBERT

viernes, 13 de julio de 2018

JOSÉ LUIS MORENO DEL TORO





A imagen y semejanza

Para hacerte de nuevo
daría humedad a esta tierra
con ese manantial
que sólo tú haces brotar
Formara el barro
con estas manos
de fatigar tu cuerpo
moldeándote con tu egoísmo
Arrancara estrellas
para tus ojos, tu boca, tus pechos
y te dejara vacía
completamente hueca
para llenarte de amor.


Resultado de imagen para José Luis Moreno del Toro

/la-muerte-de-jos-lezama-lima





POETA CUASI CURSI

Te adiviné como un pájaro sin jaula,
como nube que no llegó a ser lluvia,
fuego que no alcanzó a las cenizas
v se mantendrá ardiendo en ese lugar
preciso de la piel
que marcaste con tus permanentes insistencias,
al abrir el más oscuro desfiladero de la soledad
como una sonrisa trastocada en alucinaciones.


                                        De Cantigas salvadas

/pdf

ROBERTO MANZANO


Imagen relacionada


Entro, por lo compacto, rumbo al fondo,,,


Entro, por lo compacto, rumbo al fondo
y escarbo las raíces;

levanto las matrices
del silencio a la luz de lo redondo;

yo mismo me respondo
desde la gravedad tremenda;

en medio del descenso, y a través de la venda
de lo nocturno veo lo que esconde la lumbre;

miro la reciedumbre
azul de la medalla, el anillo total de la leyenda;

veo venir los muertos
a la reunión inquieta de los vivos;

sus huesos sensitivos
se juntan en anillos ciertos;

en sus ojos abiertos
el sol titila;

algo se hila
en el hondón;

algo que viene desde el corazón
y en la punta del ojo interpela y vigila;

sí, venid, aquí estamos,
aquí estamos, ved nuestros dedos;

mirad nuestras coronas, nuestros miedos,
nuestros orgullos, nuestras espigas, nuestros ramos;

mirad por dónde vamos
para que el porvenir, ay, se nos abra;

mirad cómo el vapor nuestro se labra
de los impulsos encontrados en que nos detenemos;

en una sola mano van los ágiles remos
y en un único labio la nítida palabra;

los muertos se deslizan
tremolando las íntimas banderas;

dentro de sus escuálidas fronteras
sus torres movilizan;

desde allí avisan
con bocinas profundas;

corren, trepidan, suben por las gradas rotundas
llenas de lámparas las finas manos;

los muertos son livianos
y de voces fecundas;

pero los vivos van de dos
en dosmarchando en dividida tropa;

entre los vivos arde la lidia como estopa,
cautivos de la espina o heridos de la coz;

los vivos padecemos una escisión atroz
que todo lo fragmenta;

el dolor nos avienta
y la esperanza;

entramos, como lanza,
en la tormenta;

y los muertos son como un peso puro
o una losa que dice su recado;

parecen una espalda que ha llegado,
ya obnubilada, del futuro;

desde su pecho oscuro
mana un perfume neto;

en lo secreto
se les oye la plática encendida;

allí dicen, y ofrecen a la vida
un litoral movido, una sortija de fulgor completo;

los vivos oyen, con oído fino,
el silencio insepulto;

la palabra aparece como un bulto
en el camino;

como un roce divinose oye la brisa;
es un frío que avisacon la sintaxis de lo ignoto;

como el sonar de un fuelle roto
que apenas escuchado se organiza;

venid, venid, por finas coincidencias
y por azares largos;

quebrantad los letargos
y las interferencias;

coliguemos los himnos y las ciencias,
los hierros y el pistilo, la espuma y el cristal;

los vivos y los muertos, en la unidad total
de la semilla;

para que brote de la arcilla
el ala de la patria germinal!

/odiseoenelerebo/


Imagen relacionada





/poesia-censura-y-politicas-de-recepcion-en-cuba-1968-1973

jueves, 12 de julio de 2018

HORACIO CASTILLO (h)


Resultado de imagen para horacio castillo POEMAS


Insurrección


En el jardín, este árbol es una insurrección,
la naturaleza ha callado sobre su genealogía, su estirpe,
su remoto origen, como si esas robustas ramas,
ajenas al cromático concierto que se despliega en la mañana,
sólo esperaran un improbable florecimiento,
que cuelgue un cuerpo muerto,
un ánima cruda.

                      de Ánima cruda
                             Ed. El Mono Armado, 2016



Hojas de piedra

Los rostros de mi padre se caen a pedazos,
caen como hojas de piedra hacia la tierra negra,
hacia la ciénaga inmóvil del tiempo,
y allí, en la desolación, se hunden bajo la bruma,
se hunden y ahí se quedarán,
como peces curvados quietos,
como peces de ceniza.

                          inédito, en tuertorey




HORACIO CASTILLO


Resultado de imagen para horacio castillo



Visita al maestro

Llueve sobre colinas y jardines.
Allá, junto a la ventana, está el fuego.
Hablar o callar ¿qué es lo mejor?
Preguntar o responder ¿qué es lo peor?
Llueve sobre colinas y jardines,
el agua salmodia en la penumbra.
¿También el callar es un hablar?
¿También el hablar es un callar?
Llueve sobre colinas y jardines.
Un caballo negro viene como volando.
¿La respuesta es entonces la pregunta?
¿La pregunta es entonces la respuesta?
Llueve sobre colinas y jardines.
El silencio del cuarto es el silencio del mundo.

                      de AlaskaLibros de Tierra Firme
                                  Buenos Aires, 1993